Sucesión 2022, comienza la carrera

AMLO podría llamar a Omar Fayad a colaborar en el gobierno federal antes de que concluya su sexenio. Es sólo una posibilidad, pero puede darse por la excelente relación entre ambos.

El gobernador Omar Fayad Meneses no lleva ni mil días de los 2 mil 190 que comprende su responsabilidad, pues para cuando termine mayo habrá llegado a 999 días de administración como el trigésimo tercer gobernador constitucional electo, después de Francisco Olvera, Miguel Ángel Osorio, Manuel Ángel Núñez y Jesús Murillo, en la lista de mandatarios que inició con Antonio Tagle el 28 de mayo de 1869; y pese a que no va ni a medio camino, lo persiguen el éxito y las excelentes lecturas políticas, es la hora en queno menos de 10 personajes se apuntan para la sucesión, algunos con méritos y otros alimentados por la ambición, la sed de venganza o revancha, que de todo hay en la villa del Señor.

¿QUIÉNES SUEÑAN CON LA GUBERNATURA?

Los aspirantes se pueden enumerar de corrido porque es información pública, pero es mejor irlos viendo de acuerdo a su origen político o grupo al que pertenecen, para tener un panorama más amplio en posibles lecturas de análisis.

POR EL PRI

Para abanderar el partido tricolor se apuntan, o se ven con posibilidades: ISRAEL FÉLIX SOTO, que ha logrado fortalecer una presencia ante los ciudadanos como un político sensible a los problemas de pueblos y comunidades y un funcionario con respuestas atinadas a las demandas de la gente, además de que garantiza continuidad a las políticas exitosas del gobernador Fayad; JOSÉ LUIS ROMO, que con hechos ha demostrado capacidad para dirigir con éxito al estado y sus logros en la responsabilidad que tiene serían lapromesa de buenos horizontes para Hidalgo; y nuevamente no descartemos a CAROLINA VIGGIANO, que si llega a la Secretaría General del PRI tendría posibilidad.

Hasta hace poco se debía tomar en cuenta a los grupos políticos del PRI, que se resumían en: GRUPO HUICHAPAN, que durante mucho tiempo decidió la suerte del estado; GRUPO JESÚS MURILLO, heredero del poderoso conjunto de los Rojo; GRUPO MIGUEL OSORIO, cuya fortaleza no se puede negar, no solamente en el PRI local sino nacional, y desde luego el GRUPO DEL GOBERNADOR FAYAD, con una pequeña salvedad: es el que manda y más cuando el presidente de la República no es del partido tricolor, con todo lo que esto representa. Por lo mismo, no debemos perder de vista a los hermanos Rojo: JOSÉ ANTONIO y JORGE porque, como decía Humberto Lugo: “El que respira, aspira”.

En la elección pasada jugaron un papel importante: Fernando Moctezuma, candidato del entonces gobernador y que para esta hora no cuenta; el exsenador y extitular de INFONAVIT, David Penchyna, quien aun reuniendo muchas virtudes no parece que sea ésta su temporada, mismo caso de NUVIA MAYORGA, que no estuvo tan lejos de ser la candidata y ahora es una buena senadora con discurso, propuesta y un sitio ganado de oposición inteligente y fuerte, pero ya con menos opciones para ser candidata, aunque la aspiración se mantenga.

Esos son los nombres que se oyen y de los que se habla. Es urgente, primero, que se decida quién va a dirigir el partido, en el entendido de que el periodo de Erika Rodríguez termina este añoEsta elección fijará la ruta que seguirá el PRI para la elección de candidatos a alcaldes y con toda seguridad para gobernador, llegado el momento. Si es por dedazo, muy mal, pero si la elección la hacen los priistas de a pie será una buena batalla, porque cada municipio defenderá con votos a SU candidato, y ni se diga para gobernador.

SIN ELECCIÓN, EL SUCESOR PUEDE SER DEL PRI

Todo mundo, sobre todo los morenos, hablan de la alternancia en la gubernatura, incluso el jefe de una de sus tribus, Gerardo Sosa, con sus diputados y aliados de la Universidad y con un poder económico muy fuerte, habló de la preocupación de quienes van a perder la elección y dejó en el aire la idea de que ahora les toca a ellos, o a él. Pero de los morenos, sosistas, morenos auténticos y la posibilidad de un candidato apoyado por el presidente hablaremos en la próxima columna. En esta ocasión el tema es el PRI.

Se supone que el cambio de gobernador será hasta el año 2022 y que para ese hecho se dará una dura batalla política, pero existe la posibilidad de que el mandatario no termine su periodo por los problemas que enfrenta el gabinete del presidente, como queda de manifiesto con las renuncias de Germán Martínez al IMSS y de Josefa Blanco Ortiz Mena a la Semarnat, que hablan de la urgencia de fortalecerlo para un adecuado servicio a la población. Es aquí donde AMLO podría llamar a Omar Fayad a colaborar en el gobierno federal antes de que concluya su sexenio. Es sólo una posibilidad, pero puede darse por la excelente relación entre ambos.

En ese caso, lo menos que puede pasar es que quien quede de interino sea alguien que garantice la continuidad del programa de Fayad, y entonces puede suceder que sin elección de por medio el mandatario en turno sea del PRI. Como están las cosas, y por lo que se ve, el elegido sería Israel Félix Soto, aunque los diputados de Sosa y él mismo hagan berrinche, griten y se azoten, porque donde manda capitán no gobierna marinero.

Los sosistas buscarían hacer ruido con el artículo 66 de la Constitución para imponer su voluntad, pero de darse las circunstancias señaladas, lo más seguro es que se quedarían con sus enojos. Porque… puede ser, como diría don Memo.

En la próxima columna hablaremos de los que brincan, sueñan y se sienten gobernadores de Morena y sus tribus.

Deo volante, si Dios quiere.

Autor: Adalberto Peralta Sánchez

Nací el 11 de mayo de 1946 en un pueblito que tiene una laguna con patos y un parque con bancas con el nombre grabado del donante. Una de esas bancas tiene el nombre de mi padre. Estudié Filosofía y ejerzo el periodismo desde hace varios años. Colaborar con mi hijo en EFFETÁ me llena de orgullo. Trataré de hacerlo bien.



ARCHIVADO EN:
, ,



Right Menu Icon