Titane, provocadora cinta

Julia Ducornau narra la historia de una mujer con un implante de titanio que tiene una extraña relación con los autos y, además, debe huir de la policía.

Gran polémica ha causado Titane, el segundo largometraje de la directora francesa Julia Ducornau, que se exhibe actualmente en la Cineteca Nacional y en salas comerciales. Ha resultado tan controversial como su ópera prima, Voraz, sobre una veterinaria que se aficiona a la carne humana.

El guion de la propia directora, con el asesoramiento de Jacques Akchoti y Simonetta Gregori, sigue los pasos de la pequeña Alexia (Adele Guigue), una latosa niña de siete años que provoca un accidente en el auto de su padre, por lo cual debe soportar un implante de titanio en el cráneo; diez años después, se ha convertido en una bailarina exótica (Agathe Rousselle), que trabaja en las exposiciones automotrices, ya que tiene una relación erótica con los autos que nos hace recordar la obra maestra de David Cronenberg, Crash.

Tras la sensual apariencia de Alexia, se esconde una asesina serial misógina que mata a sus víctimas con una aguja de tejer. Para escapar de la policía se hace pasar por Adrien, el hijo perdido durante diez años de Vincent (Vincent Lindon), un estricto jefe de bomberos, al que ha abandonado su mujer y quien la acepta sin ningún reparo.

El filme utiliza el tema de moda: la identidad de género, y por ese lado se ha ido la mayor parte de la crítica; sin embargo, Titane es una cinta de horror en la que el personaje principal recuerda a Garance Mariller, de Voraz.

Titane es, pues, un filme calculadamente provocador, que no será del agrado de espectadores sin estómago fuerte.

Autor: Jorge Carrasco V.

Egresado de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM. Periodista activo desde 1981 en diversos medios. Especialista en temas internacionales, deportes y espectáculos. Autor de biografías sobre Pedro Infante y Joaquín Pardavé de Editorial Tomo.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , ,



Right Menu Icon