Un clon más decepcionante que malvado

En Proyecto Géminis, Will Smith es un agente que se enfrenta a su propio clon.

Una de las novedades de la semana es Proyecto Géminis, un filme del que se esperaba mucho por la presencia de Will Smith, pero, sobre todo, por el oscareado director Ang Lee; sin embargo, el guion de David Benioff y Billy Ray resulta bastante rutinario.

Luego de haber despachado a 72 personas, entre ellas, un blanco que viajaba en un tren a alta velocidad, el agente Henry Brogan (Will Smith) decide retirarse; sin embargo, sus jefes temen que revele que algunas de sus víctimas no eran los terroristas que le habían dicho.

El maquiavélico Clay Verris (Clive Owen) envía a Junior a eliminarlo, quien resulta ser un clon más joven de Henry.

El agente solamente contará con el apoyo de la mujer que lo vigilaba, Danny Zacharzewski (Mary Elizabeth Winstead), y de su amigo Baron (Benedict Wong).

Lo que seguirá son los consabidos combates y persecuciones, bastante rutinarios.

El director taiwanés de El tigre y el dragón y Secreto en la montaña realiza su filme más comercial y lo hace sin mucha convicción, al servicio de Smith, que vuelve a sentirse uno de los Hombres de negro.

Gemini man resulta, pues, una rutinaria variante de Jason Bourne, que solamente será del agrado de los fanáticos de los thrillers o de los fanáticos de Smith.

 

Autor: Jorge Carrasco V.

Egresado de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM. Periodista activo desde 1981 en diversos medios. Especialista en temas internacionales, deportes y espectáculos. Autor de biografías sobre Pedro Infante y Joaquín Pardavé de Editorial Tomo.



ARCHIVADO EN:
, , , , , ,



Right Menu Icon