Una herida política en la historia de Hidalgo

La población de Hidalgo tiene la oportunidad de optar por la alternancia y comenzar a sanar las heridas profundas que la clase política le ha causado durante décadas.

Nada hiere más a un pueblo que el engaño político; nada es más insultante que la vanidad de la clase política frente a la humillación de los ciudadanos; nada es más frustrante que un pueblo sin porvenir.

 

Esta es la herida política del pueblo de Hidalgo, una cadena amarga de frustraciones sociales donde la pobreza se ha naturalizado en la práctica y negado de manera inaudita en el discurso público que la maquilla con cifras halagüeñas y programas clientelistas que, en el fondo, no son otra cosa que el rostro despótico de un poder que se ha eternizado en una tierra desolada que hoy se enfrenta a la herida política que la ha puesto de rodillas.

 

En esta brutal realidad social, ¿la alternancia política en Hidalgo es posible?

 

La respuesta no solo es afirmativa, sino que está provista de memoria histórica, pues la ciudadanía hidalguense habita en uno de los estados más pobres de México, no por no tener riquezas naturales y el capital humano para construir un porvenir para todos, sino porque el poder político, durante décadas, ha negado ese porvenir que se edifica en la concreción de la tarea pública, en la redistribución necesaria, justa y humana de la riqueza y, por sobre todas las cosas, en la voz ciudadana que se levanta como voluntad de gobierno.

 

Esta aterradora realidad no solo hace posible la alternancia política desde el poder del voto ciudadano, sino como el efecto multiplicador de la fuerza del pueblo que tiene en sus manos el cambio de su realidad en la construcción de un co-gobierno.

 

En este trazo de ingobernabilidad del pueblo de Hidalgo, Julio Menchaca Salazar, de la coalición partidista “Juntos hacemos historia”, se erige como la opción de alternancia gubernamental que nace del cuestionamiento ciudadano de la negación histórica en Hidalgo de la voluntad de su pueblo, el cual tiene en sus manos hacer de la democracia la virtud de su palabra, no la simulación gatopardista de la reproducción política que por más de 90 años lo ha oprimido.

 

En las acciones de campaña de Julio Menchaca Salazar, ¿qué significa “juntos hacemos historia”? Sin duda, la firme convicción de que en cada rostro y las manos de cada ciudadano se encuentra la construcción de un porvenir en paz y dignidad unitaria; sin distinciones, sin privilegios, sin clientelismo político y, desde luego, sin la herida política histórica que aún persiste en la realidad social de Hidalgo.

 

Consultoría política: barra_carlos@hotmail.com. Suscríbete a mi canal de YouTube: “Ciudadanía de Kristal”.

 

Autor: Carlos Barra Moulain

Carlos Barra Moulain es Dr. en Filosofía Política, su ciudad natal es Santiago de Chile, encuentra en el horizonte social su mejor encuentro con la historia y hace de las calles el espacio de interacción humana que le permite elevar su conciencia pensando que la conciencia nos ha sido legada por los otros.


ARCHIVADO EN:
, , , , ,



Right Menu Icon