21 de agosto: ¿De verdad Sosa piensa ganar con Baptista, Areli y Damián?

Mientras está en suspenso la continuidad del proceso electoral, Gerardo Sosa puede considerar por perdidas algunas de sus apuestas más grandes, pues los candidatos que impuso no tienen con qué dar batalla.

Se comenta, y con razón, que el Grupo Universidad (GU) -que en realidad es el Grupo de Sosa (GS)- se agandalló las candidaturas de municipios importantes, dejando a los morenos de verdad con una burla más, aunque menos grave que en 2018, cuando hizo lo que quiso.

Ahora fue menor la jugarreta porque la oposición morenista fue fuerte y porque, pese a los arreglos que pudo tener con la dirigencia nacional de ese partido, a Sosa le alcanzó para imponer candidatos sólo en algunos municipios: en Tulancingo, su hermano Damián; en Mineral de la  Reforma, Areli Maya Monzalvo, y en Tula, el dos veces exdiputado Ricardo Baptista, hablando de alcaldías fuertes.

Fracasó de fea manera en Pachuca, donde sus dos apuestas fueron vencidas por Pablo Vargas, que tiene un simbolismo especial por todo lo que significa caer ante alguien que fue maltratado por órdenes del jefe del GS, que en 2006 lo puso fuera de la UAEH, en una acción arbitraria y abusiva, incluso con guardias que vigilaron a Pablo mientras empacaba sus cosas para abandonar la que era su universidad.

La vida da muchas vueltas y ahora el que corre simbólicamente a los candidatos de Sosa de Pachuca, es Pablo.

Pero hablemos de los candidatos de Sosa. En Mineral de la Reforma, Areli Maya va a perder ante Israel Félix Soto, y no parece que haya forma de evitarlo, pues Israel, por trabajo, logros y capacidad para enfrentar problemas y retos, le lleva una gran ventaja a la candidata de Sosa, aparte de la gran esperanza que ha levantado en ese municipio para lograr cosas mejores.

Seguramente para ganar, el GS pondrá toda su maquinaria a trabajar, pero aunque el dinero es muy importante, en la política no lo es todo, y de esto la ciudadanía tiene ideas muy claras.

No parece buena apuesta de GS jugar con Areli, que además tiene en contra el resentimiento de muchos morenos que la ven como una intrusa, al ser candidata sin ser realmente del partido, porque se supone que ella es de corazón azul.

En Tulancingo, Damián Sosa tiene un rival poderoso en imagen y motivación: Jorge Márquez. El candidato del PRI, aparte de sus logros políticos que lo han llevado a ser diputado federal, tiene en su libreta de cobros una deuda que el GS tiene con él por la forma en que lo bloquearon para mayores logros cuando fue funcionario de la casa de estudios, y ya se sabe que nada mueve tanto a un ser humano para actuar que buscar justicia cuando ha sido objeto de injusticias.

Damián, por otro lado, tiene a su favor el indudable apoyo de su hermano, pero con el aire en contra por la observación que seguramente habrá sobre el uso de los dineros, sin que pueda haber opciones para contadoras con millones de pesos, disque para pagar a trabajadores, y menos para poli-activistas que llegan para intentar liberarla de sus problemas.

No va a ser extraño que en una lucha electoral muy fuerte, Jorge Márquez le gane al candidato de GS.

Ricardo Baptista, en Tula, va a tener que luchar contra su propia historia de abusos y atropellos en el Congreso, donde se creó una imagen de abusivo, prepotente e inepto por la forma como condujo al Poder Legislativo como presidente de la Junta de Gobierno, en la etapa más nefasta de una Legislatura por su servilismo al jefe y por la soberbia que le creció y que no le deja.

El ciudadano es el que decide, y su historia cuenta para las urnas.

Son tres de las apuestas fuertes de Sosa en tres municipios importantes. No parece tener con qué ganar en los tres.

Por lo pronto sin elecciones ya perdió Pachuca, y en Tulancingo lo más seguro es que también muerda el suelo. En Tula, Baptista va a derrotar a Baptista, por su historia de torpezas.

Son otros tiempos, sin duda alguna…

CERCA DEL DESASTRE QUE DIJO LÓPEZ-GATELL… El subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, dijo que si llegábamos a 60 mil defunciones sería un desastre, y estamos a máximo tres días de llegar a él, porque hasta la noche de este jueves se contabilizaban 59,106 fallecidos. Afirmaciones como la de “curva aplanada” y “pandemia domada” no parecen ayudar mucho a la confianza de la gente.

10 MIL DOCUMENTOS DIARIOS son los que tiene que revisar el área jurídica del IEEH para validar a los aspirantes a puestos públicos en la próxima elección. Difícil y arduo trabajo, pero el personal del instituto está listo y ocupado, informó Guillermina Vázquez Benítez, presidenta del IEEH.

Si hay elecciones se instalarán 3,882 casillas, con el trabajo de más de 40 mil personas que aplicarán los protocolos de sanidad para evitar contagios.

HÉCTOR CHÁVEZ, presidente del PRD, se pronunció porque se lleve a cabo la elección con medidas extremas de salud por la pandemia, pero siempre atendiendo la última palabra de las autoridades competentes.

INE… en cualquier momento se pronunciará sobre la elección del 18 de octubre, mientras tanto los partidos están atentos, porque uno es el escenario si hay elecciones y otro si no.

 

CIFRAS DE LA PANDEMIA

Hasta la noche del jueves 20 de agosto:

 

EN HIDALGO

1,428 fallecidos (17 más)

9,218 contagiados (163 más)

 

EN TODO EL PAÍS

59,106 fallecidos (625 más)

543,806 contagiados (6,775 más)


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , , , , ,



Right Menu Icon