23 de julio: Afilan uñas para la pelea electoral

Hidalgo tendrá dos jornadas electorales casi al hilo, por lo que ya se prepara el escenario en el que veremos buitres, chapulines y mucho, pero mucho lodo.

En Hidalgo se aproxima la elección de alcaldes, con cierta certeza se maneja el domingo 18 de octubre como fecha si la pandemia lo permite, por lo que en teoría faltan 78 días para el día de la jornada electoral.

Pero no es el único proceso que está en puerta, pues el 6 de junio de 2021 habrá elecciones en todo el país, donde se votarán 15 gobernadores, 500 diputados federales y diputados locales, también en nuestro estado. El proceso para esta gran jornada inicia en septiembre.

Para Hidalgo significa dos elecciones seguidas y, por tanto, una creciente tensión en el ambiente y por parte de los protagonistas de la vida política. Pero vayamos por partes.

Primero tenemos el proceso de alcaldes que debió realizarse el 7 de junio pasado y que la pandemia obligó a posponer para evitar contagios. Esto provocó circo, maroma y actos de gran trapecio por parte de algunos buscadores de candidaturas, como los 14 legisladores que solicitaron licencia, alguno de los cuales, una vez que vieron que no habría elección, maromearon para regresar a sus quincenas.

Pero ahora que hay fecha se encienden los motores y se ve cada cosa de pena ajena, como el diputado Crisóforo Rodríguez, que dejó tirado en el camino el uniforme de su partido de origen (PESH) para buscar ser candidato, pero no por sus colores sino por Morena, y cuando vio que no hubo de piña se regresó; ahora va, como remate del show cómico, como independiente.

Por cierto, este legislador tuvo la brillante ideota de proponer que, para la integración de los Concejos Municipales, se tome en cuenta a los miembros de los ayuntamientos salientes, o sea una reelección, pero disfrazada. La diputada Jajaira Aceves lo puso quieto con el uso simple del sentido común. El mil máscaras quedó exhibido.

Pero eso no es todo, la maniobra más fuerte la lleva a cabo el Grupo Universidad, que con mucha antelación, al ver que en Morena ya no le hacen fiestas y que AMLO ni lo pela, quiere repetir la jugada de comprarse un partido para tener candidatos a alcaldes y cuál mejor que el PT, al que -se ve- le llegaron al precio después de las reuniones de negociación llevadas a cabo en el CEUNI entre Gerardo Sosa y Alberto Anaya, dirigente del partido.

De esa manera, el Grupo Universidad podrá tener candidatos en los 84 municipios si quiere, pese al descontento de los petistas de verdad, que hacen rabieta pero quienes serán mandados al diablo por su dirigente nacional, porque al parecer el negocio ya está hecho.

Pero no quiere decir que con esta movida tendrán el mismo éxito que en 2018, porque las cosas han cambiado y para empezar no tienen la cercanía con López Obrador, quien de muchas formas les ha dicho que no quiere nada con ellos, aparte de que no hay modo de disponer del dinero que haga falta, porque la Secretaría de Hacienda les cuida los pasos por posibles delitos graves en el manejo de los pesos. Sin embargo, como dijo aquel, “se mueven“.

Para la gran elección de 2021 se ven movimientos a nivel nacional que van desde programas sociales, uso fuerte de dinero para la población que puede ser voto seguro, y decisiones como el caso de Emilio Lozoya, que provocará aplausos por ser un evento justiciero.

Un problema en puerta para el partido en el poder es la pandemia, que le ha arrebatado la vida a más de 40 mil mexicanos, además de los millones de ciudadanos que han perdido su empleo, casi 400 mil contagiados y otros factores que también contarán en las urnas.

El resultado es incierto, porque tanto 2020 como 2021 en Hidalgo no serán como 2018. Las cosas han cambiado porque el ejercicio del poder desgasta. No es lo mismo, que lo mesmo.

YA SON MUY PREOCUPANTES los números que arroja la pandemia en todo el país: más de 41 mil mexicanos fallecidos y más de 360 mil contagiados, que son, a pesar de los mensajes de “curva aplanada” y baja en la velocidad de los contagios, golpes muy fuertes a la tranquilidad en las casas. Las encuestas nacionales dicen que hay miedo entre muchísima gente. Parece que el mejor camino para salir de este callejón es darle al virus la importancia que tiene y atender las políticas para enfrentarlo. El uso del cubrebocas parece hasta de sentido común, pues es una manera de extender el cuidado cuando no se puede quedar uno en casa. De muy poco servirá todo el esfuerzo hecho hasta ahora si la gente que debe salir por necesidad se contamina por un irresponsable que desdeña una medida tan sencilla.

EN UNOS DÍAS removerán el monumento a Hidalgo ubicado en el bulevar Felipe Ángeles para poder instalar el primer puente atirantado en nuestro estado. Es la segunda ocasión que lo reubican, pues antes estaba casi al nivel de la carretera, movimiento que se dio en el gobierno de Jesús Murillo Karam, quien ordenó ese desplazamiento que realizó Romualdo Tellería. Fue el gobernador Guillermo Rossell quien mandó a hacer el monumento y después dio una copia a cada municipio.

CÉSAR LEMUS, líder de comerciantes de Mineral de la Reforma, quiso agandallarse los lugares de los tianguistas de El Saucillo pero no lo dejaron, aunque tuvo que intervenir hasta la policía. No es el primer problema que provoca este fulano.

CIFRAS DE LA PANDEMIA

Hasta la noche del miércoles 22 de julio:

EN HIDALGO: 924 fallecidos (21 más) y 5,673 contagiados (74 más).

EN TODO EL PAÍS: 41,190 fallecidos (790 más) y 362,274 contagiados (6,019 más).


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , , , , , , ,



Right Menu Icon