Cornudos arrepentidos

En Ni tuyo ni mía se verá si dos parejas pueden reconciliarse, a pesar de las infidelidades.

Luego de una carrera como productora que incluye éxitos como Y tu mamá también, La dictadura perfecta y No se aceptan devoluciones, Sandra Solares ha decidido ponerse, por primera vez, detrás de la cámara, con la comedia Ni tuyo ni mía.

El guion de la propia realizadora narra la historia de dos parejas totalmente distintas: los exitosos profesionistas Roberto (Tony Dalton, haciéndonos extrañar a su Salamanca de Better Call Saul) y Amanda (Alejandra Barros), su fresita esposa, por una parte, y los jipiosos Lia (Pakriti Maduro), una maestra de flamenco, y Diego (José Fors), un músico callejero, por la otra.

Casi por accidente, Amanda se entera de que su esposo tiene una aventura con Lia y decide aliarse con Diego, para remediar la situación. Amanda sostiene que no puede divorciarse, mientras que Diego se niega a aceptar que Lia le ha mentido.

En vez de pagarles con la misma moneda, deciden hacer todo lo posible por reconquistar a sus parejas, en una apología a la monogamia.

La cinta tiene momentos muy divertidos, sobre todo por las guarradas de Fors a la fresita Barros, que luego de muchas series televisivas regresa a la pantalla grande; sin embargo, pareciera que Solares se ha asustado con su propia premisa y recula a la consabida monogamia mojigata de la comedia nacional tradicional.

Ni tuyo ni mía resulta, pues, una comedia mojigata, con algunos momentos divertidos que se agradecen en estos tiempos de pandemia.

Autor: Jorge Carrasco V.

Egresado de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM. Periodista activo desde 1981 en diversos medios. Especialista en temas internacionales, deportes y espectáculos. Autor de biografías sobre Pedro Infante y Joaquín Pardavé de Editorial Tomo.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , , ,



Right Menu Icon