Cumbre One Planet, unidos por la biodiversidad

El objetivo de al menos 50 países es proteger el 30% del planeta durante la próxima década para detener la extinción de especies y abordar los problemas del cambio climático.

Este lunes se realizó, desde París y vía remota por la pandemia, la cumbre “One Planet“, donde los jefes de Estado y de Gobierno, los responsables de instituciones internacionales y líderes de grandes empresas, se comprometieron a hacer más por la biodiversidad; sin embargo, no detallaron sus compromisos ni propusieron hacer mayores aportaciones de dinero.

El objetivo de al menos 50 países es proteger el 30% del planeta durante la próxima década para detener la extinción de especies y abordar los problemas del cambio climático. Lo lamentable de la era Donald Trump, quien retiró a Estados Unidos de los Acuerdos de París sobre el calentamiento global, es que los altos funcionarios de ese país no acudieron al llamado, al igual que  los líderes de Rusia, India y Brasil. De este modo, el planeta hoy sabe quiénes son los enemigos de la humanidad.

Lo más relevante de la cumbre fue que el presidente francés, Emmanuel Macron, anunció que a la “Coalición de Alta Ambición por la Naturaleza y las Personas”, lanzada en 2019 por Costa Rica, Francia y Gran Bretaña para establecer el objetivo de proteger al menos el 30% del planeta para 2030, ahora se le han sumado 50 países más. Esto es algo trascendental, pues un informe de la ONU publicado en 2019 mostró que las actividades humanas están poniendo en peligro a la naturaleza con la extinción de más de 1 millón de especies de plantas y animales.

En su discurso, Macron precisó: “Sabemos aún más claramente, en medio de la crisis que atravesamos, que todas nuestras vulnerabilidades están interrelacionadas (…), la presión sobre la naturaleza ejercida por las actividades humanas está aumentando las desigualdades y amenazando nuestra salud y nuestra seguridad”; no obstante, dijo, “podemos cambiar la historia si decidimos hacerlo ahora”.

“One Planet” se centró en cuatro temas principales: proteger los ecosistemas terrestres y marinos; promover la agroecología, una forma más sostenible de cultivar alimentos; aumentar el financiamiento para proteger la biodiversidad, e identificar los vínculos entre la deforestación y la salud de los seres humanos y los animales.

En el encuentro también se lanzó un programa llamado PREZODE, que el presidente francés presentó como una iniciativa internacional sin precedentes para prevenir la aparición de enfermedades zoonóticas y pandemias, que ya está movilizando a más de 400 investigadores y expertos en todo el mundo. El programa surge cuando los científicos sospechan que el coronavirus que infectó por primera vez a las personas en China el año pasado, provino de una fuente animal, probablemente murciélagos.

Por su parte, el secretario General de la ONU, Antonio Guterres, señaló que la recuperación pandémica es nuestra oportunidad de cambiar de rumbo; “con políticas inteligentes y las inversiones adecuadas, podemos trazar un camino que brinde salud a todos, revitalice las economías, genere resiliencia y rescate la biodiversidad”, dijo.  Guterres aprovechó para recordar que, según el Foro Económico Mundial, las oportunidades comerciales emergentes en la naturaleza podrían crear 191 millones de empleos para 2030.

Otros líderes que participaron en la “IV Cumbre One Planet” fueron la canciller alemana Angela Merkel; el primer ministro británico, Boris Johnson y el primer ministro canadiense Justin Trudeau; mientras que China se hizo representar por el viceprimer ministro Han Zheng, quien estuvo de acuerdo en que se necesitan esfuerzos colectivos para detener la destrucción de la biodiversidad.

Sin embargo, esto no es necesariamente un buen augurio para la COP15 sobre biodiversidad, que se celebrará a fines de la primavera en China y concluirá con ambiciosos objetivos de conservación. Uno de los proyectos más emblemáticos del esfuerzo que se lleva a cabo para frenar la degradación de la naturaleza es el de la “Gran Muralla Verde”, que va desde Senegal hasta Dijobouti, cuya recaudación de fondos ha superado los 10 mil millones de euros previstos y ha alcanzado los 11 mil 800 millones de euros aportados por Estados y donantes, destinada a evitar el avance del desierto en la zona subsahariana.

Las conversaciones de este lunes buscaron preparar las negociaciones rumbo a la cumbre climática global de la ONU, la COP26, reprogramada para noviembre en el Reino Unido, en la cual esperamos que Estados Unidos y otros países, como Rusia y Brasil, apoyen los esfuerzos que la humanidad está realizando para preservar la vida en el único planeta de que dispone la raza humana.

Autor: José Luis Ortiz Santillán

Economista, amante de la música, la poesía y los animales. Realizó estudios de economía en la Universidad Católica de Lovaina, la Universidad Libre de Bruselas y la Universidad de Oriente de Santiago de Cuba. Se ha especializado en temas de planificación, economía internacional e integración. Desde sus estudios de licenciatura ha estado ligado a la docencia como alumno ayudante, catedrático e investigador. Participó en la revolución popular sandinista en Nicaragua, donde trabajó en el ministerio de comunicaciones y de planificación. A su regreso a México en 1995, fue asesor del Secretario de Finanzas del gobernador de Hidalgo, Jesús Murillo Karam, y en 1998, fundador del Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , , , , , ,



Right Menu Icon