Del trabajo y la política

Es sabido que la UAEH ha emprendido una carrera política desde hace décadas, pero con los años ha convertido a sus trabajadores en carne de cañón y los ha utilizado para mover el proceso electoral.

El Día Mundial del Trabajo es una conmemoración a nivel global que reconoce y denuncia las condiciones laborales desde hace más de un siglo. Luego de luchas que han conseguido algunas conquistas, en pleno 2021 esta conmemoración tiene un sabor agridulce. La cultura del trabajo en México es la del sacrificio, la de un agradecimiento eterno por conseguir un ingreso que nos permita sobrevivir.

En Hidalgo el hecho de trabajar se confunde con el de hacer política. No siempre y no en todas partes, es verdad, pero hay casos que rayan en el descaro y que nada tienen que ver con el trabajo. Es sabido que la UAEH ha emprendido una carrera política desde hace décadas, pero con los años ha convertido a sus trabajadores en carne de cañón y los ha utilizado para mover el proceso electoral. 

Ya ni siquiera hacen falta los pretextos, todos dentro de esas paredes saben cómo funcionan las cosas. Trabajar allí, escalar en la jerarquía institucional, conseguir “mejores” condiciones laborales, es hacer política. Los trabajadores, en su mayoría académicos, deben decir que sí a estas convocatorias “voluntarias” en las que se debe hacer proselitismo porque conocen del pacto, saben cómo funcionan las cosas y en contra del robo a su tiempo y a su libertad, dicen siempre que sí. Eso es lo que ha pasado con la plantilla de trabajadores de la UAEH desde hace décadas. 

Es una bajeza creer que los trabajadores hacen esto porque tienen puesta la camiseta de la universidad, que politicen el trabajo y utilicen a las personas para andar un camino de intereses individuales que siguen ensuciando la historia de una institución que, irónicamente, ha celebrado el Día del Trabajo por todo lo alto.


ARCHIVADO EN:
, , , , , ,



Right Menu Icon