Dos velas

Mientras los ciudadanos tienen que elegir a uno de los dos candidatos, hay grupos que tienen fichas en ambos bandos e independientemente de quien resulte vencedor de las elecciones, ellos siempre ganan.

En la lucha por la gubernatura hay dos candidatos que se ven como los que tienen realmente opción para ganar: Julio Menchaca de Morena y Carolina Viggiano del PRI. Lo que es causa y razón para que se divida, como es natural, la preferencia de los seguidores en favor de uno de los dos.

Se espera que el apoyo de la ciudadanía vaya para uno u otro en razón de valorarlos como causa del beneficio para Hidalgo.

Se supone que tarde que temprano se debe decidir por uno de los dos, porque no se puede votar por ambos, sino solo por uno.

En una expresión muy nuestra o se está con melón o con sandía, porque no se puede servir a Dios y al diablo.

Eso se supone, pero cosas de la política, se presenta el caso en que personajes y grupos juegan al ganar-ganar y apoyan a los dos.

Ponen en práctica aquello de tener dos velas prendidas, porque si una se apaga la otra sigue encendida.

Es decir, independientemente de quien salga vencedor en las elecciones, ellos ganan porque están con los dos.

En realidad, no están con ninguno de ellos, se apoyan solo a ellos mismos en todo lo que representa poder presentarse con el ganador y cobrar la factura del apoyo.

Y esta jugadita de la doble cara se da lo mismo en apostadores menores que no representan más que su ambición y que no llaman la atención y que provocan una sonrisa, porque el lunes están con un candidato y el martes con otro para ver qué pescan, que en verdaderos torazos que invierten tiempo, personal y dinero para apoyar a los dos aspirantes y poder cobrar con el que gane porque lo apoyaron.

No es raro este proceder y se detectan fácilmente.

Con una falla… el que a dos amos sirve, con uno queda mal.

Porque no se puede servir a Dios y al diablo.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , ,



Right Menu Icon