El regreso de Sophia

Sophia Loren da vida a una exprostituta judía en La vida ante sí, de su hijo Edoardo Ponti.

Cuando pensábamos que la gran actriz italiana Sophia Loren ya se había retirado de las pantallas, Netflix nos sorprendió gratamente al estrenar su más reciente película, La vida ante sí, dirigida por el hijo de Loren, Edoardo Ponti.

Basada en un adaptación libre de la novela homónima de Romain Gairy, que ya había sido llevada a la pantalla en 1977, por Moshe Mizrahi, con Simona Signoret, la cinta narra la historia de Momo (Ibrahima Gueye), un huérfano senegalés de 12 años que es protegido por el viejo doctor Coen (Renato Carpentieri).

Para evitar que recojan a Momo las autoridades italianas, el galeno decide confiarlo al cuidado de Madame Rosa (Sophia Loren), una vieja exprostituta judía que sobrevive cuidando niños de colegas bisexuales como Lola (Abril Zamora).

Rebelde por naturaleza, el chico se gana la vida vendiendo droga a escondidas, pero poco a poco va obteniendo el cariño de la anciana que, desgraciadamente, comienza a padecer demencia senil. Momo deberá decidir qué camino seguir para cumplir la promesa que le ha hecho a la anciana de no dejarla morir en un hospital.

El tercer largometraje de Ponti no es un melodrama gratuito y busca el lucimiento de la legendaria romana, ganadora del Óscar por Dos mujeres. El mayor mérito del director es que nunca cae en la autocomplacencia o el regaño maniqueísta.

La vita davanti a se es, pues, un melodrama recomendable que confirma la grandeza de la actriz nacida en Roma, el 20 de septiembre de 1934.

Avatar photo

Por: Jorge Carrasco V.

Egresado de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM. Periodista activo desde 1981 en diversos medios. Especialista en temas internacionales, deportes y espectáculos. Autor de biografías sobre Pedro Infante y Joaquín Pardavé de Editorial Tomo.


ARCHIVADO EN:
, , , , , ,