El violador eres tú

BASTA DE BRUTALIDAD. Las mujeres son juzgadas y violentadas por el simple hecho de ser mujeres, y el patriarcado es el guardián que perpetua los ataques, los feminicidios, el odio.

El patriarcado es un sistema que nos juzga por nacer y nuestro castigo es la violencia que ya ves. El violador eres tú, el feminicidio, impunidad para el asesino, es la desaparición; la culpa no era mía ni dónde estaba ni cómo vestía, el Estado opresor es un macho violador, el violador eres tú.

Rabia e impotencia se revelan desde Chile hasta Francia, cabalgan las voces de mujeres violadas y oprimidas por la construcción social, que se unen para advertir que la invisibilidad de ellas frente al Estado no es producto más que de la violencia velada, aquella que las mismas leyes, costumbres y mitos han generado la opresión de los más débiles.

Retumba “el violador eres tú”, cierra la vista y hace nudo la garganta, la ira se contrae en la mente mientras la verdad se acalla, se agazapa desde el alma, pero la furia se convierte en palabra, en canción, en verso, tratando de tomar la imaginación y la razón en ese vaivén por imponer una conciencia clara entre tantas oscuras.

Así lo veo con la recreación de la maldad que impera desde el Estado opresor, aquel que se sirve de ellas y ellos, de los niños y los ancianos, para naturalizar la maldad y la opresión como formas vitales de supervivencia a través del control social visible e invisible, pero que, sin duda, estrangula el cuerpo y la razón.

Los pacos, el juez, el presidente, aquellos que tienen el deber de proceder, esconden la brutalidad hecha ley, se proclama la defensa del Estado con sangre y fuego, se acusa al enemigo implacable, aquel que levanta su voz para pedir justicia, pero sólo encuentra palos y represión, balas de goma, lumas en los ojos, dolor y muerte.

Del otro lado del muro social la lucha continúa, son seres humanos que por natura y construcción social son mujeres, con las implicaciones de una historia de abusos y remisión social de la maldad, de la carnicería que todo lo viola, iniciando por la mujer.

Sí: el violador eres tú, es la estructura de hierro de la ley y el orden, de las instituciones que esconden el rostro de carne y hueso de aquellos que se sirven de los demás, porque ese es el camino para ofender, para humillar como efecto de un poder indiscutible, de la opresión mítica y real, de la tortuosa imposición del biopoder.

El violador eres tú.

Consultoría Política y contacto público: [email protected]

Autor: Carlos Barra Moulain

Carlos Barra Moulain es Dr. en Filosofía Política, su ciudad natal es Santiago de Chile, encuentra en el horizonte social su mejor encuentro con la historia y hace de las calles el espacio de interacción humana que le permite elevar su conciencia pensando que la conciencia nos ha sido legada por los otros.



ARCHIVADO EN:
, , , , , , ,



Right Menu Icon