Hay heridas que no sanarán nunca

Los desencuentros entre la dirigencia nacional del PRI y el gobernador Omar Fayad siguen desde que el primero decidiera atraer las elecciones y no dejar que el priismo estatal decidiera el candidato a la gubernatura.

Conforme pasan los días y, en el caso de Hidalgo, avanzan las manecillas para elegir nuevo gobernador entre JULIO MENCHACA, DE MORENA, Y CAROLINA VIGGIANO, DEL PRI, principalmente, es más notorio que en el partido tricolor se infringieron heridas en diciembre que no acaban de sanar y, por lo visto, no lo harán nunca por lo graves y profundas de las mismas, que quizás se limen un poco por conveniencias de poder, sobre todo, pero que es muy difícil que se perdonen.

 

Aquí no parece que funcione lo que se llama “operación cicatriz” porque se dañaron y cuestionaron valores que le dan un rostro propio y una presencia respetable sobre todo al gobernador Fayad, uno de los cuatro gobernadores que todavía tiene el PRI y quien de manera pública -ante la cerrazón de Moreno, dirigente nacional del PRI-, hizo valer su derecho a inconformarse por lo que calificó de traición al priismo de Hidalgo.

 

Lo que a Fayad no le pareció fue que en una jugada clara en su intención para impedir que dejaran fuera a la licenciada Viggiano, si la elección de candidato hubiera sido por los consejeros del PRI HIDALGO, como se tenía contemplado, se decidió por el CEN tricolor atraer las elecciones de los seis estados para mantener, dijeron, la unidad y la paridad.

 

Y el remate fue la confirmación de la alianza con PAN Y PRD y la decisión de que en razón de la alianza sería el PAN quien propondría candidatura en Hidalgo.

 

La maniobra fue completa. Se evitó que fueran los priistas de Hidalgo los que eligieran candidato y para amarrar las cosas se convino en que fuera el PAN quien decidiera.

 

Estaba clara la intención de evitar que el candidato fuera elegido en Hidalgo, pese a que apenas unos días antes en la sede estatal del PRI se había elogiado al gobernador y a la militancia tricolor y dado a entender que aquí en Hidalgo serían los priistas locales los que elegirían.

 

Finalmente se impuso el PRI NACIONAL SOBRE EL PRI HIDALGO, en una victoria que puede resultar pírrica si el resultado que se quiere no se logra el 5 de junio.

 

La memoria guarda las ofensas que hubo de los dos lados.

 

A Omar, el presidente Alejandro Moreno le dijo entre otras cosas: SUMISO Y ENTREGADO CON EL PODER. Defiende intereses personales nunca los del partido. Que buscaba entregar el estado a Morena. Que buscaba IMPUNIDAD con la frase “AQUÍ NO HAY ESPACIO PARA IMPONER CANDIDATOS DESTINADOS A LA DERROTA A CAMBIO DE IMPUNIDAD DE QUIENES VAN DE SALIDA”.

 

A todo esto, se deben añadir las siguientes pedradas: GOBERNADOR, NOSOTROS NO VAMOS A PERMITIR QUE REGALE EL FUTURO DE LAS FAMILIAS DE HIDALGO. SU DESLEALTAD CON EL PRIISMO QUE LO LLEVÓ AL PODER QUEDÓ EVIDENCIADO AL ENTREGARSE DE RODILLAS CON EL GOBIERNO DE MORENA ¡LAMENTABLE PAPEL!

 

Y luego de manera rara, se puede ver así, la intervención de la licenciada Viggiano que fijó postura en este enfrentamiento entre Moreno y Fayad, tomando partido por el dirigente del partido al precisar: “NADIE ENTREGÓ AL PARTIDO, SEÑOR GOBERNADOR, USTED ESTÁ HACIENDO UN GRAN BERRINCHE (para concluir con un calificativo fuerte) ALTA TRAICIÓN LA TUYA QUE EN LO OSCURITO HAS PLANCHADO TU EMBAJADA”.

 

DEL OTRO LADO

Claro que Fayad tampoco se guardó nada, cuando se enteró de la decisión del CEN de su partido de atraer la elección y de darle al PAN la decisión para elegir candidato, que desde el principio todo mundo sabía que era la secretaria general del PRI NACIONAL. Entre otras cosas, Fayad le dijo a Moreno: LA ESTRATEGIA DEL CEN DEL PRI DE ENTREGARLE LA CANDIDATURA AL PAN NO SOLO ES COCHUPO, ES UN ATENTADO AL PRIISMO HIDALGUENSE QUE HA MANTENIDO A LA ENTIDAD COMO UN BASTIÓN PRIISTA.

 

Y luego “EL PRI NO ES MALO, LO MALO SON LAS DECISIONES DE SUS DIRIGENTES, CREEN QUE LA MILITANCIA NO SE DA CUENTA DE ESTA FARSA PARA IMPONER UNA CANDIDATURA POR LA VÍA DEL PAN”.

 

Y no hay que olvidar las entrevistas de Fayad y Moreno en la radio donde se dieron con todo, ahondando más la división y el alejamiento.

 

LA FOTO

Casi ocho días después de los enfrentamientos se reunieron Fayad y Moreno con la presencia de Julio Valera, presidente del PRI HIDALGO, y éste publicó una foto de los tres con un texto que decía: “LAS Y LOS PRIISTAS NOS PONEMOS DE ACUERDO. RESPETAMOS NUESTRAS DIFERENCIAS, PERO LA UNIDAD SIEMPRE HA SIDO LA BASE PARA CONSTRUIR NUESTRAS VICTORIAS”. En el mismo texto se reconoce la actitud de Omar y Moreno.

Sin embargo, el mensaje de la foto no parece de unidad por el mensaje de los rostros.

 

Moreno y Valera a cada lado del gobernador. El presidente nacional del PRI sonriente, tiene las dos manos en Omar, la izquierda sobre el hombro del gobernador y con la otra lo toma de un brazo mientras que Valera también sonríe y toma de la espalda al gobernador.

 

El mensaje está en el rostro del gobernador, serio, no sonríe, más bien ausente, muy serio. Él mismo diría más tarde que “TODO MUNDO ME HABLA SOBRE LA FOTO Y YO CREO QUE REVELA ESTOICISMO, ESTABA ESTOICO, NO ACABABA DE PASAR CUALQUIER COSA, TUVIMOS UN ENFRENTAMIENTO CON SEÑALAMIENTOS PÚBLICOS, TAMPOCO IBA A ESTAR CON LA SONRISA DE OREJA A OREJA”.

 

No olvidar el concepto “ESTOICO”, en el sentido de la capacidad de un individuo que a fuerza de voluntad controla sus sentimientos y, más en general, el que se mantiene firme ante la adversidad.

 

Sobran los comentarios.

 

SIGUE EL ENFRENTAMIENTO

En las últimas horas se ha dado un hecho que refleja que el enfrentamiento sigue y que la foto de la reconciliación no es más que eso: una foto de propaganda, el viejo truco de juntar a los enemistados casi siempre en un restaurante o en algún sitio para demostrar que todo arreglado y luego como decía Pardavé “pelillos a la mar”, todo olvidado.

 

Pero no es así.

 

La propuesta del presidente López Obrador para incorporar al servicio exterior a la exgobernadora de Sonora, CLAUDIA PAVLOVICH, como cónsul en Barcelona y a CARLOS AYSA, de Campeche, a la embajada de República Dominicana, causó el enojo de Moreno, que amenazó con correrlos del PRI “DE ACEPTAR LA PROPUESTA DE MORENA ESTARÁN INCUMPLIÉNDOLES A LA MILITANCIA PROVOCANDO SANCIONES INTERNAS INCLUIDA LA EXPULSION”, dijo Alito con el hacha en la mano.

 

Omar salió al paso de lo dicho por Moreno y le corrigió la plana públicamente “ES UN DESPROPÓSITO LA INTENCIÓN DEL PRESIDENTE DEL PRI DE QUERER EXPULSAR DEL PARTIDO A EXMANDATARIOS QUE ACEPTEN REPRESENTAR AL PAÍS EN PUESTOS DIPLOMÁTICOS. SI HAY ALGUNA RAZÓN TAMBIÉN HAY MECANISMOS EN EL PRI PARA RESOLVER DIFERENCIAS”.

 

¿Se nota que la bronca sigue?

 

HOMENAJE A LUGO VERDUZCO SIN OMAR

Por si faltara algo, el PRI rindió un homenaje póstumo al exgobernador fallecido ADOLFO LUGO VERDUZCO. Asistió la dirigencia nacional y estatal del partido, el presidente Moreno y Viggiano en su doble representatividad de secretaria general y de hecho candidata del PRI pero por  el PAN, así como Julio Valera, dirigente estatal, y priistas distinguidos.

 

¿Sabe quién no asistió? El gobernador Fayad.

 

Al buen entendedor pocas palabras.

 

Algo se rompió y no se pudo componer. La foto del acuerdo y el gesto estoico del gobernador es el verdadero mensaje.

 

La bronca sigue y esto significa división y el PRI dividido la tiene cuesta arriba.

 

Julio sonríe.

Autor: Adalberto Peralta Sánchez

Nací el 11 de mayo de 1946 en un pueblito que tiene una laguna con patos y un parque con bancas con el nombre grabado del donante. Una de esas bancas tiene el nombre de mi padre. Estudié Filosofía y ejerzo el periodismo desde hace varios años. Colaborar con mi hijo en EFFETÁ me llena de orgullo. Trataré de hacerlo bien.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , ,



Right Menu Icon