La entrevista que encuera a Alito

Alejandro Moreno insinúa cosas raras en las cuentas de Hidalgo, ignorando que nuestra entidad fue reconocida por la SHCP a través de Transparencia Presupuestaria, como el mejor estado en el manejo de los recursos.

Alejandro Moreno, el presidente nacional del PRI, intenta navegar con la bandera de político de altura, pero bien dicen que el pez por la boca muere y hace unos días en una entrevista con Loret de Mola se mostró como intolerante, prepotente, abusivo y soberbio por  el poder que tiene como dirigente y se lanzó con rabia contra el gobernador Fayad, al que se ve no le perdona que lo haya exhibido como lo que es, no lo que aparenta, en el caso de la candidatura priista para el gobierno del estado.

 

La historia del caso todos la conocen, pero se puede resumir en la decisión que tomó ALITO para quitarle al PRI de Hidalgo el derecho de elegir al candidato atrayendo el proceso, y al final montar el sainete de que será el PAN el que decida lo que todo mundo sabe sobre la candidatura.

 

Fayad -que de política sabe algo- ha exhibido el abuso y falta de respeto a un priismo ejemplar como lo es el de Hidalgo con ese trinquete de ALITO.

 

Después vinieron desencuentros y diálogos fuertes entre el gobernador del estado y el dirigente del CEN del PRI.

 

Pero es en la entrevista que Loret le hizo a Moreno donde, como se dice coloquialmente, “lo encueran” y muestran su verdadero rostro.

 

Por cierto, esta entrevista tiene una muy buena nota en este diario digital que lo muestra en su realidad de vengativo, abusivo, lleno de rencor y muy dolido por lo que Fayad le ha dicho con todas sus letras.

 

Muestra en el inicio de la entrevista a un sujeto rencoroso y vengativo que habla de exigirle cuentas a Fayad y después abunda que el PRI cuenta con presencia en el Congreso de la Union y en comisiones como la de auditoría.

 

Vaya con don ALITO que insinúa cosas raras en las cuentas, ignorando que Hidalgo fue reconocido por la Secretaría de Hacienda a través de Transparencia Presupuestaria, como el mejor estado en el manejo de los recursos con transparencia y responsabilidad y dirigidos a donde deben ir canalizados, todo a través del Índice de Calidad de la Información (ICI) donde se conoce del ejercicio, destino y resultados de los recursos federales recibidos por medio de aportaciones, subsidios y convenios.

 

Después ALITO se lanza contra Fayad, al que acusa de una relación que significa sumisión con el presidente López Obrador y que eso no lo va a permitir.

Lo que se conoce en Hidalgo y dicho en muchas ocasiones por el mismo gobernador, es de una relación respetuosa y constructiva con AMLO por el bien de Hidalgo. Una relación que se fortaleció desde el 18 de enero del 2019 cuando la explosión en Tlahuelilpan y que reunió al presidente y al gobernador para enfrentar y resolver el problema.

 

Una relación pública que se ha fortalecido con el paso de los años y que no se esconde, sino que se tiene como ejercicio de gobierno.

 

Después se hace bolas en el papel del PAN para designación de candidato, diciendo que es una decisión de la coalición pero subrayando que Viggiano es la mejor carta.

 

Fayad lo que ha reclamado es que se ha hecho un teatro en el que el PAN se presta al juego, para designar a quien quiere ALITO, sin tomar en cuenta a la militancia priista de Hidalgo.

 

ALITO prosigue en la entrevista con afirmaciones cuestionables pues dice que Omar nombró a Julio Menchaca como candidato y que busca hacer del PRI una salvación para cuando deje la gubernatura y que efectivamente no le ha tomado las llamadas porque Omar quería construir un candidato a modo.

 

La entrevista es amplia y de ella da cuenta la nota en EFFETÁ y provoca al final la impresión de tener en el dirigente del PRI a un personaje soberbio, prepotente, abusivo y pese al cargo, enemigo del diálogo y la discusión inteligente para llegar a acuerdos responsables en beneficio del propio partido.

 

Eso de que no le tomó las llamadas porque quería Fayad un candidato a modo, lo pinta de cuerpo entero porque prefiere no hablar y esconderse antes que acudir a un diálogo.

 

El domingo se registra la licenciada Viggiano en este escenario de confrontación y lucha que no es el mejor para aspirar a ganar.

 

Y eso que el 19 de agosto del 2019, Moreno al tomar posesión como dirigente del partido dijo que se pondría fin a la nomenclatura y las decisiones que tomaba “la cúpula del poder” y que con él se iniciaba una nueva etapa donde la militancia sería reconocida.

 

¿Cómo en Hidalgo?

 

Sin duda, la entrevista con Loret lo encueró y feo.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , , , ,



Right Menu Icon