Las fotos marcan la sucesión en Hidalgo

Una imagen dice más que mil palabras y, en esta hora de precampañas por la gubernatura, las fotografías se han convertido en parte central de la estrategia para mostrar fuerza, componer desfiguros, enmendar entuertos y recomponer alianzas.

Bien dicen que una imagen dice más que mil palabras y, en esta hora de precampañas por la gubernatura, las fotografías se han convertido en parte central de la estrategia para mostrar fuerza, componer desfiguros, enmendar entuertos, recomponer alianzas, mostrar la grandeza de los aliados y, en no pocas ocasiones, enseñar el cobre.

 

Tanto Carolina Viggiano como Julio Menchaca han recurrido a fotografías estratégicas para enviar mensajes de unidad, fortaleza y de que caminan arropados por la gente y figuras importantes de la vida política, social, económica y hasta religiosa, que de todo se vale.

 

LAS FOTOS DE CAROLINA VIGGIANO

La licenciada Viggiano en el momento en que se vivió un cierto rompimiento con el gobernador Omar Fayad, hizo valer fotografías de sus aliados de la vieja guardia: exdelegados federales -algunos de infausta memoria-, exdirigentes del partido y, desde luego, exfuncionarios del gobierno estatal.

 

Todos con un común denominador: fueron, pero ya no son y en más de uno sedientos de revancha por no haber sido tomados en cuenta para nómina y poder con Fayad.

 

Esas fueron unas fotos.

 

Después vinieron las fotos del reencuentro. Como la que se publicó de la reunión de Alejandro Moreno, dirigente nacional del PRI, con el gobernador Fayad y Julio Valera, para mostrar que, aunque se habían enfrentado con todo Moreno y Fayad y se habían dicho cosas que eran ofensas graves, ahí no había pasado nada con el argumento de que hay diferencias, pero también capacidad de acuerdo.

 

Fayad explicó muy bien el sentido de esa foto cuando dijo que su actitud era de estoico, en el sentido de alguien que por su fuerza de voluntad controla sus emociones y se mantiene firme ante la adversidad.

 

Después vino la foto del homenaje a Don Adolfo Lugo Verduzco en la sede del PRI estatal, al que no asistió Fayad, con las lecturas del caso.

 

Faltaban dos fotografías en esta estrategia de la imagen y hace unas horas se logró la de Carolina y Omar en el restaurante La Blanca, con un texto en que Viggiano dice de Fayad que es AMIGO, COMPAÑERO DE PARTIDO Y LÍDER para rematar con una frase en que se intenta decir que no hay distanciamiento “Y COMO DESDE HACE MUCHOS AÑOS CAMINAMOS JUNTOS POR HIDALGO”.

 

Solo falta, con todo lo que significa, la foto con Israel.

 

LAS FOTOS DE JULIO MENCHACA

En cuanto a Julio, las fotografías estratégicas son las que dicen que quienes compitieron con él por la candidatura no guardan resentimiento y se suman para ganar la gubernatura para Morena.

 

Y así se explican las gráficas con Cuauhtémoc Ochoa y con Abraham Mendoza, en que el mensaje es de unidad y trabajo conjunto.

 

Cada candidato tiene su estrategia y librito para hacer política en dos propuestas bien distintas de proceder.

 

Pero las fotografías como arma política son de uso común.

 

Vamos a esperar con qué nuevas sorpresas impresas nos sorprenden.

 

Pero es muy claro que, aunque una foto tiene logros de imagen, lo que cuenta es el fondo del asunto en que se anidan resentimientos, enfrentamientos y distanciamientos, y ahí las fotos salen sobrando, porque el problema sigue, aunque haya fotos que intenten decir lo contrario

Autor: Adalberto Peralta Sánchez

Nací el 11 de mayo de 1946 en un pueblito que tiene una laguna con patos y un parque con bancas con el nombre grabado del donante. Una de esas bancas tiene el nombre de mi padre. Estudié Filosofía y ejerzo el periodismo desde hace varios años. Colaborar con mi hijo en EFFETÁ me llena de orgullo. Trataré de hacerlo bien.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , , ,



Right Menu Icon