Nos fue re mal

López Obrador es verdaderamente simpático, al grado de que las mofas adquieren un matiz mayor cuando un personaje o la oposición en general la defecan y se ponen a modo para que el tabasqueño los revuelque en su rosario mañanero.

Los ecos de la victoria electoral morenista se han sumado a la mofa irónica del presidente Andrés Manuel López Obrador, que se ha dado vuelo citando los datos duros que marcan el ascenso en gubernaturas de once estados y el control de la Cámara de Diputados federal.

El evento se ha manifestado a través de la conferencia mañanera que, desde el inicio del sexenio, es un foro no solo para rendir cuentas sobre el estado que guardan las acciones administrativas del actual gobierno, sino también para denunciar y arengar políticamente a los detractores internos y externos del gobierno.

En este trazo, López Obrador ha sido calificado como “mesías” que desde el púlpito revela los “datos ciertos” y las acciones “correctas y exactas” de su gobierno, creando la “verdad verdadera, como diría Chomsky”, que los medios en manos de maleantes y la oposición destructiva intentan imponer para desvirtuar los logros de la 4T.

Empero, más allá de lo que podamos señalar de lo acertado o no de la serie de análisis que hace López Obrador, se encuentra el hecho de que es verdaderamente simpático, al grado de que las mofas adquieren un matiz mayor cuando un personaje o la oposición en general la defecan y se ponen a modo para que el tabasqueño los revuelque en su rosario mañanero.

La frase “nos fue re mal”, la dijo hablando con la verdad e ironía sobre que nunca Morena en el Congreso tuvo mayoría calificada, lo que no significaba que no dominara el Poder Legislativo, que por cierto seguirá dominando hasta que concluya el sexenio y, de acuerdo a que de quince estados donde estaba en juego el Poder Ejecutivo, obtuvieron de manera directa once y una indirecta por alianza.

Pero lo que no tuvo progenitora y de lo cual el país entero se ha cagado de la risa, es que señaló que Morena había ganado gubernaturas en el Pacífico y que con permiso de Anaya (Ricardo) se iba a tomar una caguama Pacífico, añadiendo: “todo con medida”. De simpático al presidente no le gana nadie, ni Ricardo Anaya, que es más simpático que zancudo en la noche.

En el recuento de los daños, la oposición al actual gobierno tendrá que ponerse a trabajar con propuestas y presencia social seria, de lo contrario para la elección presidencial será menos que un pedo en un huracán.

 

Consultoría política y lectura de Tarot: [email protected].

Suscríbete a mi canal de YouTube: “Ciudadanía de Kristal”.

Autor: Carlos Barra Moulain

Carlos Barra Moulain es Dr. en Filosofía Política, su ciudad natal es Santiago de Chile, encuentra en el horizonte social su mejor encuentro con la historia y hace de las calles el espacio de interacción humana que le permite elevar su conciencia pensando que la conciencia nos ha sido legada por los otros.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , ,



Right Menu Icon