PRI, el gran triunfador; Morena y Sosa, perdedores

Y EL GRAN PERDEDOR ES EL PRESIDENTE. El pueblo sabio de Hidalgo votó ayer en contra de la 4T de López Obrador, y como buena relación tóxica, le volvió a dar otra oportunidad al PRI… Ahora, a las elecciones 2021.

La elección de ayer deja un gran triunfador, que es el PRI con más de 20 municipios ganados, y un gran derrotado que es Morena con sus dos rostros que todos conocen: el del partido guinda y el del Grupo Universidad, que en casi dos años ha sido el mandón y el que hace y deshace a su antojo, empezando por la imposición que hizo de candidaturas para diputados en 2018 y las que se pudo agandallar para esta elección de alcaldes, pues aunque  estaba debilitado, le alcanzó para poner candidatos en algunos municipios.

Por otro lado, el PRI, que en 2018 se llevó una paliza, tuvo en esta elección la oportunidad de mostrarse como un partido maduro que aprende de sus derrotas para no tropezar dos veces con la misma piedra; con una conducción impecable con Erika Rodríguez y Julio Valera al mando, y con el buen trabajo del gobernador Omar Fayad, el tricolor supo construir una fuerza política que, basada en el reconocimiento de fallas y errores de la elección en que perdieron, se manifestó como una muy buena opción para los votantes, dando como resultado, de acuerdo con la información del tricolor, victorias en los municipios más importantes del estado.

 

¿POR QUÉ PERDIÓ MORENA?

En 2018, quienes participaron como candidatos por Morena ganaron todo, porque el arrastre de López Obrador y el desprestigio del PRI daban para eso y ganaron. Pero el ejercicio del poder desgasta y crea facturas que se pagan en las urnas; Morena en Hidalgo al parecer tenía muchas cuentas por pagar y los votantes se las cobraron porque no tiene estructura ni sentido de partido, no ha sido capaz ni de elegir un presidente, y principalmente porque los morenos de verdad no han tenido la vergüenza de recuperar su partido, que en buena parte lo maneja el Grupo Universidad.

Y lo que es el colmo es que gente de ese grupo, con el disfraz de morenos, hicieron del Congreso un circo y un medio para abusar del dinero de Hidalgo, y se convirtieron en alfiles para servirle a su patrón.

Destacaron en esta actitud de servidores del jefe: Ricardo Baptista, que hasta presidente de la Junta de Gobierno fue, con pésima actuación; Roxana Montealegre, fiel al jefe; Corina Martínez, Jorge Mayorga, Humberto Veras Godoy y otros de infeliz memoria.

Con estas credenciales era muy difícil que repitieran lo de 2018 y así fue, porque son los grandes derrotados del día de ayer.

 

¿POR QUÉ GANÓ EL PRI?

Porque tuvo unidad, conciencia de su realidad, disciplina, experiencia y organización que tuvo eco en la lealtad de sus seguidores, todo bien encaminado por su dirigencia, y sin duda por el buen gobierno de Omar Fayad.

Hubo un factor central, que fue cerrarle la puerta a los grupos y a los figurones que en muchas elecciones exigían sus cuotas y el partido se las daba porque era una tradición como respuesta al peligro de que esas figuras o grupos se fueran por la libre.

En esta ocasión no se abrió esa puerta y todo indica que eligieron bien a sus candidatos, con logros fuertes en la elección. Y porque estamos en 2020 y los morenos se quedaron soñando en que 2018 nunca pasaría.

La elección de 2021 a nivel nacional ya empezó, y en Hidalgo arranca en diciembre.

 

DURO REVÉS A LAS AVES DE MAL AGÜERO

La jornada electoral del día de ayer fue un gran revés en contra de las aves de mal agüero, que pronosticaban poca asistencia de votantes por la pandemia y, por lo mismo, se aventuraron a descalificar el proceso; ya en plena carrera desconocieron la legitimidad de los que resultaron ganadores en cada uno de los 84 municipios.

Pero por los datos que se tienen, la asistencia ciudadana fue buena, teniendo en cuenta el covid-19 y la campaña que algunos llevaron a cabo para sembrar miedo en los ciudadanos. El pronóstico falló, porque los ciudadanos sí salieron a votar y las autoridades electorales cumplieron con acciones serias para evitar contagios.

Les falló la jugada a estas aves de la desgracia. Los votos las pusieron en su lugar y al final gana la gente, que ya aprendió que el voto premia o castiga, como sucedió en esta elección en que hubo un premiado, que fue el PRI y un castigado, que fue Morena.

Autor: Adalberto Peralta Sánchez

Nací el 11 de mayo de 1946 en un pueblito que tiene una laguna con patos y un parque con bancas con el nombre grabado del donante. Una de esas bancas tiene el nombre de mi padre. Estudié Filosofía y ejerzo el periodismo desde hace varios años. Colaborar con mi hijo en EFFETÁ me llena de orgullo. Trataré de hacerlo bien.


ARCHIVADO EN:
, , , , ,



Right Menu Icon