El PRI está vivo

NO SE CONFÍEN. Aunque parezca que el tricolor está en la tumba, en realidad no ha dado su último respiro y eso sólo significa una cosa: en cualquier momento podría retomar todo el poder que por décadas ostentó.

La invitación al evento del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en Tula se hizo como se acostumbra en cualquier instituto político. Aunque sea ya pleno octubre, “La noche mexicana” del pasado viernes 4 en el Malaika fue el feliz reencuentro de las huestes tricolores con su dirigencia, que encabeza Héctor Arana, pero fundamentalmente con el gobierno local de Gadoth Tapia, quien ya termina tres de los cuatro años de su administración.

El salón lució a su máxima capacidad, mil 500, tal vez 2 mil personas provenientes de todos los puntos del municipio. La cita fue a las 5:30 en una tarde agradable para escuchar el mensaje de la dirigencia que hoy ocupa Erika Rodríguez, exdiputada federal, con el apoyo de Julio Valera, diputado local que en más de una ocasión ha sacado la casta por el tricolor en la convulsa LXIV legislatura.

Los dirigentes llegaron acompañados por parte de la estructura del comité estatal. Algunos, como Sali Bass, líder de la CNOP, no atinaba qué hacer, pues a nadie conoce y nadie lo conoce. Dos tulenses incorporados al equipo: uno viene de la dirigencia estatal anterior; el otro recién se ha incorporado como asesor de la propia presidenta. Ambos aspiran a suceder a Gadoth, uno con posibilidades, el otro no. Muy activos son Lalo Ogando y Octavio Magaña.

Claro que también es momento para que otros aspirantes a la candidatura municipal que se aproxima hagan el paseíllo por lo largo y ancho del salón. A unos la gente los saluda con afecto y buena cara, a otros ni los conocen, o bien hasta se quedan sorprendidos porque nunca antes los habían saludado, pero es lo mismo de siempre cuando de buscar la candidatura se trata.

Para no variar en la ya sabida impuntualidad, serían cerca de las 7 de la tarde cuando a Erika se le vio comenzar a saludar por la puerta del fondo. La falta de guía entre tanta gente le hizo “perderse” y pretender volver a saludar a los mismos, lo cual atrasó todavía más el evento que formalmente arrancó media hora más tarde con un par de actuaciones de prestigiado ballet.

Héctor Arana abrió la hora de los discursos ya con las primeras luces de la noche, pero con una poco afortunada pregunta: “¿Ya tienen hambre?”. Luciendo un incipiente bigote, el líder tricolor dio la bienvenida a su estructura, a los seccionales, a expresidentes, exdiputados y en más de una ocasión convocó a la unidad como base fundamental del trabajo de partido, titánica tarea que le toca desempeñar.

Animado el ambiente, la comida comenzó a circular: abundaban los tacos, los pambazos, el agua de jamaica, las carnitas y tortillas para todos; la música sonaba y el conductor buscaba que el ambiente no decayera. La asistencia rebasó lo planeado, colocaron más mesas dentro y fuera del enorme salón y aun así mucha gente estaba de pie, pero cerca de donde salía la papa.

Al micrófono está el alcalde, quien aclara que asiste como un priista más, y recuerda que es un partido en el que ha transitado por casi todos los cargos, desde representante de casilla hasta presidente del propio comité municipal. La gente le aplaude, la gente lo quiere. Aprovecha para dar detalles de lo que ha sido su gestión como alcalde. Insiste en el tema de la transparencia, “a la vista de todos porque nada tengo que ocultar”, asegura.

Tapia Benítez insiste en que no tiene su “favorito” y anticipa que el candidato a presidente para el próximo año será el que garantice buenos resultados. Puntualiza que, mientras tanto, sigue dando toda su capacidad en el cargo que la gente le dio en las urnas y no les va a fallar. También agradece el apoyo al gobernador y hasta al que estas líneas escribe le toca su pedacito de gloria cuando le reconoce como autor del bando de gobierno que después de muchos años hoy ha sido actualizado y ya publicado uno nuevo.

Llegó la noche, son más de las 8 y toca la intervención de Erika Rodríguez; dice que no le gustan los monólogos y sin mucho pensarlo, con micrófono en mano, pregunta a varios qué PRI es el que quieren. En alguna parte de su discurso propone correr del tricolor al que critique a otro priista, amenaza que sorprende a más de uno, pero su alocución sigue hasta terminar con los aplausos de rigor.

Cuando algunos oyentes intervienen, se escucha la opinión de Fernando Moctezuma y de Noé Paredes chico, entre otros. Fiel a su estilo, aunque ya fuera de micrófono, el joven empresario, hijo de un bien recordado alcalde, le reclama a Erika “¿Cómo que sacar del PRI al que hable mal de otro priista? Comiencen por sacar a los ladrones, abusivos y vividores del partido”.

La fiesta sigue, la música está a todo su esplendor. Ha sido una tarde-noche excelente para el priismo local. Los medios de comunicación poco o nada hablarán del evento, no fueron convocados, la razón se desconoce, pero mientras quedó claro que el PRI en Tula está vivo y que cuando otro partido, se llame Morena u otro, pretenda quitarle el poder, le va a costar. Hoy se vio.

Por hoy es todo, nos leemos en la próxima entrega, pero… Entre nos.

Autor: José Guadalupe Rodríguez Cruz

*Egresado de la UNAM como licenciado en Derecho y Diplomado por el Instituto de Administración Pública de Querétaro y por la Universidad Iberoamericana en Políticas Públicas. *Regidor Municipal en Tula, Secretario Municipal de Tula, Diputado local en la LVII y LIX Legislaturas en el estado de Hidalgo y Presidente Municipal Constitucional de Tula 2000-2003. *Autor del libro “Desde el Congreso Hidalguense” y coautor del libro “Tula... su Historia” *Director y fundador del periódico bisemanario “Nueva Imagen de Hidalgo”, que desde 1988 se pública en Tula, Hgo.



ARCHIVADO EN:
, , , , , ,