PRI y Morena hablan de unidad pero carecen de ella

En los dos partidos hay signos de división y de ambiciones, y notorios esfuerzos para hacer de los signos -como fotografías- manifestación de que pudo haber problemas, pero ahora todo es paz, tranquilidad y solidaridad.

El tema más socorrido en esta hora de la política en Hidalgo es el de la unidad en los partidos, con más insistencia en Morena y el PRI, que son los que tienen  más opciones de ganar la gubernatura y los que por esa misma posibilidad, se convierten muchas veces en campos de ambición de vivos y cazadores de poder y de cargos públicos.

 

En los dos partidos hay signos de división y de ambiciones, y notorios esfuerzos para hacer de los signos -como fotografías- manifestación de que pudo haber problemas, pero ahora todo es paz, tranquilidad y solidaridad.

 

En el PRI, después de los huracanes de diciembre, por el enfrentamiento Fayad-Moreno, quisieron arreglar los destrozos con una fotografía de supuesto remiendo a la división, que además tiene razones válidas por la imposición del CEN PRIISTA, donde la cara del gobernador no oculta su molestia, que él mismo calificó de estoicismo.

 

El otro tema es el de la no muy buena relación Fayad- Viggiano, por actitudes como el ignorar al mandatario en las decisiones de la dirigencia nacional del partido tricolor, que en la adjudicación de diputaciones federales plurinominales, ni en cuenta lo tomaron, decidiéndose por familiares, amigos y conocidos, y la gente de Fayad relegada al olvido.

 

Y luego el caso de la candidatura con un procedimiento tan desaseado, que provocó el huracán de diciembre.

 

Al final, otra foto y todo arreglado.

 

No se puede dejar de ver que la unidad de este partido está muy maltratada, pese a los esfuerzos titánicos de Julio Valera para unir los pedazos del jarrón quebrado.

 

En Morena las cosas caminan más o menos, empezando por el lastre que ya tiraron del cantante, que al no obtener lo que quería se fue a donde pudiera cazar una candidatura, pero no menos preocupante debe ser la actitud del grupo “Los fundadores”, que siguen en su obsesión de que uno de ellos fuera el candidato y le crean problemas a Menchaca, sumándose el trabajo subterráneo de los que pensaron que podían ser y no fueron.

 

El partido que logre verdadera unidad de intención y de trabajo ganará.

 

¿Pero, cuál?

Autor: Adalberto Peralta Sánchez

Nací el 11 de mayo de 1946 en un pueblito que tiene una laguna con patos y un parque con bancas con el nombre grabado del donante. Una de esas bancas tiene el nombre de mi padre. Estudié Filosofía y ejerzo el periodismo desde hace varios años. Colaborar con mi hijo en EFFETÁ me llena de orgullo. Trataré de hacerlo bien.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , ,



Right Menu Icon