Sentido adiós al Chivigón

Rafael Castañeda Ramírez fue un buen guante que también se desempeñó como mánager

Hace apenas unos días nos enteramos de la muerte de Jorge Rubio, cuando el béisbol nacional se pone nuevamente de luto, con el fallecimiento de Rafael Castañeda Ramírez, a los 52 años, a causa de un cáncer en el estómago,

El Chivigón, como era conocido cariñosamente por todos, por su parecido con un personaje de La señorita Cometa, jugó durante 18 temporadas cubriendo la esquina caliente para nueve equipos de la Liga Mexicana.

Se inició con los Tigres capitalinos en 1990 y fue parte del equipo campeón dos años después. Permaneció con ellos hasta el 96, cuando emigró a Laredo. También jugó en Tabasco, Oaxaca, Yucatán, Reynosa, Monterrey, Saltillo y Laguna.

Nunca fue un cañonero de respeto, pero siempre fue un buen guante, que tuvo su mejor temporada en 1998 con los Guerreros de Oaxaca, a los que ayudó a conseguir el gallardete, bateando .313, con seis jonrones y 69 carreras producidas, la cifra más alta en su carrera. En la Liga del Pacífico también se ciñó una corona, con los Mayos de Navojoa.

Gracias a sus conocimientos y don de gente, dio el salto como mánager en el 2007, en la Liga Veracruzana, con los Chileros de Xalapa, a los que hizo campeones. De ahí, saltó a la Liga Mexicana, donde dirigió a Petroleros de Minatitlán, Vaqueros Laguna Broncos de Reynosa. A últimas fechas, fue un coach de lujo de los Potros de Tijuana y, más recientemente, de los Leones de Yucatán.

Deseamos que descanse en paz este pundonoroso pelotero y pronta resignación a sus bellas hijas.

Autor: Jorge Carrasco V.

Egresado de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM. Periodista activo desde 1981 en diversos medios. Especialista en temas internacionales, deportes y espectáculos. Autor de biografías sobre Pedro Infante y Joaquín Pardavé de Editorial Tomo.


ARCHIVADO EN:
, , ,



Right Menu Icon