Siria, a expensas de Turquía y Trump

En la entrega de hoy, con pelos y señales les explicaré el ataque de Turquía en Siria.

Kurdistán es una nación sin Estado, una región gubernamental sin patria ni país oficial, es decir, en el limbo nacional. Todo Estado tiene un territorio expreso y reconocido por sus límites soberanos, pero en el caso del pueblo kurdo esto no es así, son un pueblo-nación que comparte idioma, religión (mayoría musulmanes sunitas), tradiciones y etnia. Habitan en su mayoría en la región montañosa a ambos lados de la frontera de Turquía, Irak, Irán, Siria y Armenia; son numerosos porque ascienden a 30 millones en población, si pensamos en países como Uruguay, con 3.5 millones de habitantes, o Chile con 17 millones, se entiende su magnitud.

Después de la Primera Guerra Mundial, quedaron divididos y enfrentaron la discriminación de los gobiernos y habitantes de los estados en que se instalaron; las grandes potencias se habían comprometido por el tratado de Sevrès de permitir una zona-Kurdistán autónomo, pero no lo cumplieron y dejaron al pueblo kurdo sin espacio territorial definido.

A la deriva, los kurdos hicieron sus vidas en Turquía, Irak, Irán, Siria y Armenia, pero es un pueblo que no se ha asimilado a ninguno de estos países de Oriente Medio o próximo, preservan su unidad política e identidad nacional.

 

 

En el juego de intereses políticos

Entre el capitalismo y el socialismo se han disputado alianzas con los kurdos, en un juego ambivalente y poco claro.

Millones de kurdos pertenecen o simpatizan con el Partido del Trabajadores del Kurdistán (PKK), que es de izquierda, pero con conductas ambivalentes en su actuación; se asienta en territorio de Turquía e Irak, y durante mucho tiempo se enfrentó a diferentes gobiernos turcos ante la segregación y sus posturas políticas, lo que ha creado una escisión entre los turcos y los denominados turcos-kurdos, al grado que la presencia de la cultura kurda ha tratado de ser borrada en Turquía y reprimida en diversas formas, que van más allá de la violencia, como lo implica el cierre de sus medios de comunicación, la asistencia a escuelas y hospitales.

 

Turquía y sus compromisos políticos

Recordemos que la guerra civil en Siria en contra del régimen de Al Asad generó una ola de desplazados y refugiados que inundaron Europa Central, lo que fue incontenible y la Unión Europea le pidió al presidente turco Recep Tayyip Erdogan que impidiera el paso por Turquía de los refugiados a Europa Central, firmándose el Acuerdo Antiinmigratorio, apoyado por el gobierno de Turquía.

 

Trump y su omnipotencia hacia la reelección

En enero de este año, Donald Trump declaró que Estados Unidos empezaría a retirar las tropas de Siria para elevar su popularidad de cara a la reelección, pero esto decapitaba a las fuerzas kurdas que han sido aliadas de Estados Unidos pese a ser de izquierda, porque combatieron y lograron derrotar al califato islámico de ISIS o Estado Islámico, por lo que una vez retirados las fuerzas gringas, el gobierno turco de Erdogan se vio libre para atacar a sus antiguos enemigos kurdos asentados en territorio sirio, por lo que Erdogan declaró: “Preservaremos la integridad territorial de Siria y liberaremos a las comunidades locales de terroristas”.

 

El ataque turco a Siria

Turquía ataca a la milicia kurda que se encuentra en territorio sirio una vez que Estados Unidos decapita a sus aliados kurdos al retirar sus fuerzas militares de la zona, por lo que Erogan realiza un ataque masivo y amenaza a la Unión Europea de terminar con el Acuerdo antiinmigrantes de Bruselas, que contiene el paso de refugiados a Europa Central, si lo presionan que desista de este ataque a las milicias kurdas.

 

¿Por qué Trump retira su ayuda a los kurdos?

Porque se acercan las elecciones en Estados Unidos y el retiro de tropas en una medida popular que gratifica al electorado norteamericano, mientras que la derrota del califato territorial de ISIS hace que los intereses norteamericanos en Medio Oriente no peligre, por lo que decapita la alianza con las milicias kurdas, que además son de izquierda.

Como pueden apreciar, es una mierda el juego de intereses de las potencias que utilizan a los pueblos para satisfacerlos y crean destrucción y muerte.

Consultoría Política y contacto público: [email protected]

Autor: Carlos Barra Moulain

Carlos Barra Moulain es Dr. en Filosofía Política, su ciudad natal es Santiago de Chile, encuentra en el horizonte social su mejor encuentro con la historia y hace de las calles el espacio de interacción humana que le permite elevar su conciencia pensando que la conciencia nos ha sido legada por los otros.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , ,



Right Menu Icon