¿Votar por Morena en junio de 2020?

¿VAN QUE VUELAN? Cobijados con el manto sagrado y moreno de AMLO, los políticos alados del Grupo Universidad quieren volver a acaparar puestos políticos. ¿Confiarán en el voto ciego de los pocos que no saben la realidad de Morena Hidalgo?

El 7 de junio de 2020 habrá elección de alcaldes y, aunque parezca increíble, Morena, el partido que arrasó en los comicios de julio de 2018, que en Hidalgo se agenció la mayoría del Congreso local y federal, ha derrochado su capital político por la mansedumbre -por no llamarle de otro modo- de los militantes de verdad a manos de los arribistas del Grupo Universidad, que han hecho lo que han querido con el partido, al que usan a sus anchas y sólo dejan las migajas para los dueños de Regeneración Nacional por dejados y agachones.
Morena ha dejado mucho que desear, porque no tiene una presencia como partido y lo que se ha visto es un consentimiento irresponsable de los abusos de un grupo político que tiene en los colores del partido un escudo para sus actos.
El voto por Morena para triunfar tan fuertemente como lo hizo tuvo en López Obrador el gran imán, pero con resultados no tan buenos, así es que, si ganaron, fue cobijados por el tabasqueño.
Por lo menos en nuestro estado Morena no es símbolo de los mejores valores de la política, porque no existe realmente como partido y porque no ha podido sacudirse al Grupo Universidad; en el Congreso definitivamente sus diputados no representan las políticas del presidente de la República, sino sus agendas particulares, abusos y acciones que sólo sirven a los deseos de poder y revanchas de un patrón.
Hay elecciones el año que viene y, por lo pronto ante el IEEH, el Grupo Universidad ya les ganó a los morenos el primer paso colocando al esposo de Roxana Montealegre, incondicional del grupo garza, como representante de Morena.
El rechazo a los mandaderos de Gerardo Sosa crece y quien lleva el golpe mayor es Morena como partido, que cada día que pasa pierde fuerza para buscar tan buenos resultados como en 2018. Se dejaron comer el mandado desde el principio y ahora no saben qué hacer para recuperar su propia cara.
Y así tendrán problemas para ganar, aun con todo lo que significa de apoyo la imagen del presidente. En la elección pasada bastaba con llevar la camiseta de Obrador para ganar, pero ya no será lo mismo.

Autor: Adalberto Peralta Sánchez

Nací el 11 de mayo de 1946 en un pueblito que tiene una laguna con patos y un parque con bancas con el nombre grabado del donante. Una de esas bancas tiene el nombre de mi padre. Estudié Filosofía y ejerzo el periodismo desde hace varios años. Colaborar con mi hijo en EFFETÁ me llena de orgullo. Trataré de hacerlo bien.



ARCHIVADO EN:
, , , , , ,



Right Menu Icon