Amor y política

La renuncia de Santiago Nieto a la #UIF se dio tras un escándalo por su opulenta boda en Guatemala; al parecer, el gran tlatoani no vio con buenos ojos tan grandiosa celebración de amor en medio de su enseñanza de austeridad.

En una sórdida decisión, pletórica de dudas e incertidumbre ha terminado la renuncia de Santiago Nieto, brazo y medio de Andrés Manuel López Obrador, que dejó la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) tras una dolorosa historia de amor y política.

Aquél día la iglesia era dorada, y entre pinturas de la Colonia hasta el aroma límpido del viento de Antigua, Guatemala, los invitados de diferentes cepas se abrían paso entre la multitud para acompañar a Carla y Santiago, que desde el altar trazaban una nueva vida juntos, llenos de ilusiones y con el peso firme de la carrera política que auguraba grandes alcances.

Pese al espléndido sol, los nubarrones se asomaban avisando tormenta, la cual llegó desde tierras aztecas para atacar con la furia del gran tlatoani moreno; pronto se dejaría sentir el golpe que arrancaría de cuajo el esplendor y lujo de los lazos matrimoniales, arruinando la luna de miel.

Al día siguiente de la gran boda, la clase política que había llegado en aviones privados y comerciales se cubría la cara de los curiosos fotógrafos, muchos de ellos salían rápidamente con destino al aeropuerto en coches con ventanas oscuras; lo mismo hacían empresarios y notables de la farándula que se habían dado cita para la feliz ocasión que se había convertido en una tragedia de Sófocles o Eurípides, para el caso era lo mismo.

¿Pero qué hizo enojar al gran tlatoani? La respuesta es obvia: un gobierno rico con pueblo pobre fue cercenado de la imagen actual del Estado, para pasar de la amorosa austeridad republicana al dispendio y la lisonja de la opulencia de grandes reflectores sociales. Por ello, la guillotina llegó puntual y Robespierre susurraba ante la decapitación de Santiago, mientras Carla empezaba a derramar las primeras lágrimas de dolor, pero no las únicas.

Podrá pensarse en la renuncia de Nieto como una medida exagerada, pero en realidad desde la fiesta existían conflictos de interés porque nadie puede sentarse a la mesa con un posible caso de investigación de la UIF, como lo implicaban los dueños de empresas y notables que departieron en la velada y, por lo tanto, no solo fue el lujo el que inclinó la decisión, sino también la suspicacia del conflicto de intereses que rodaba en las copas de la mesa.

Nadie podrá negar la consecuencia del acto del gran tlatoani, eso es innegable, por lo que es un aviso abierto para los próximos tres años de mandato y lo que viene; en otras palabras: “Te lo digo, Chencha, para que lo oigas, Chancho”.

 

Consultoría política y lectura de Tarot: [email protected].

Suscríbete a mi canal de YouTube: “Ciudadanía de Kristal”.

Autor: Carlos Barra Moulain

Carlos Barra Moulain es Dr. en Filosofía Política, su ciudad natal es Santiago de Chile, encuentra en el horizonte social su mejor encuentro con la historia y hace de las calles el espacio de interacción humana que le permite elevar su conciencia pensando que la conciencia nos ha sido legada por los otros.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , , ,



Right Menu Icon