Catástrofe fascista

Brasil está a expensas de un fascista como Jair Bolsonaro, quien más temprano que tarde mostró lo poco que le importa la gente que puso su fe en él.

Nada resulta tan brutal como la gestión de Jair Bolsonaro en Brasil, milico de corte fascista, golpista y torturador que ante los apetitos de resguardo de sus riquezas en contubernio con una clase política podrida y corrupta fue respaldado para llegar a la Presidencia de la República, aunado a la miopía de los ciudadanos comunes que, esclavos de su ignorancia y su corta memoria, han permitido que un fascista haya ascendido al poder y hoy se cague de la risa de su pueblo y del mundo.

Las tropelías del fascista Bolsonaro se han extendido desde las estelas de corrupción, permitiendo la depredación de la selva amazónica, donde se hizo un incendio cuya deforestación es un insulto no sólo para el pueblo de Brasil sino para la humanidad, apoyando a grupos de interés y llegando a declarar que lo que había sucedido era cosa menor, absurdo que hasta el tipo más idiota rechazaría.

La encrucijada que hoy tiene el pueblo de Brasil, donde las acciones absurdas del gobierno de Bolsonaro frente a la pandemia por covid-19, donde los enfermos pululan y los muertos han enlutado a la nación, deberían ser argumentos suficientes para fincarle responsabilidades por crímenes de lesa humanidad, pero como tienen agarrado por los huevos al parlamento, que por cierto en su mayoría le lame las botas a Bolsonaro, el fascista seguirá mofándose de su pueblo sin consecuencia alguna.

Es inaudito que el mundo retroceda en inteligencia y percepción de la realidad y apoye a líderes como Trump y Bolsonaro, esto muestra el grado de ignorancia social que prima en el planeta, evidencia que poco o nada hemos aprendido de la historia y que el hambre, la miseria y la desigualdad no parecen ser los mejores argumentos para derribar a estos estúpidos del poder público.

Nada hemos aprendido del camino de los pueblos y su opresión; ni siquiera entendemos que la pandemia y su manejo perverso y erróneo por estos líderes de barro habrá de provocar muerte y desolación social, condición que nos hace evidente que el Estado del capital ha sido rebasado y que ha llegado el momento en la humanidad de replantear las reglas del juego jurídico-político para asegurar un nuevo contrato social que permita la preservación de todos, pero en especial de los que menos tienen. De lo contrario, no habremos aprendido nada de esta coyuntura de muerte donde los líderes fascistas y autoritarios nos han arrancado la esperanza del porvenir.

Consultoría Política y lectura espiritual de Tarot: [email protected]

Autor: Carlos Barra Moulain

Carlos Barra Moulain es Dr. en Filosofía Política, su ciudad natal es Santiago de Chile, encuentra en el horizonte social su mejor encuentro con la historia y hace de las calles el espacio de interacción humana que le permite elevar su conciencia pensando que la conciencia nos ha sido legada por los otros.



ARCHIVADO EN:
, , , , ,



Right Menu Icon