Chile y Argentina cierran fronteras

IRRESPONSABILIDAD A TOPE. A pesar de que la pandemia es real, en México ni las autoridades ni la población parecen tomarse en serio las acciones de prevención. ¿Necesitamos miles de muertes para comenzar a actuar?

Pocas medidas certeras e infinidad de confusiones se presentan para atender la pandemia del coronavirus, debido a que las vacunas para tratar la enfermedad sólo están en fase de experimentación, por lo que cura no existe y la muerte se derrama en diferentes países.

En Chile y Argentina se han cerrado las fronteras como estrategia de fase 4 de atención a la pandemia, mientras en México se habla de la fase 2, lo cual ya genera dudas. Y es que las conferencias del sistema de salud han perdido contundencia y credibilidad ante el ascenso vertiginoso del contagio, que lo único que presagia es una tragedia.

Debido a que la muerte por la enfermedad no se ha registrado a ciencia cierta, es decir, que se haya reconocido o que sea irrefutable su reconocimiento, el pánico no se ha generado; sin embargo, ya comienzan a existir compras de alimentos y agua potable en poblaciones urbanas que asumen que la enfermedad va en serio y que es cuestión de tiempo para que se dispare.

En Chile y Argentina las medidas son extremas porque, además del cierre de fronteras, ya se prohibió el arribo de cruceros y se están instalando filtros sanitarios para el flujo de mercancías en puertos, carreteras y aeropuertos, mientras en México estas medidas no se han planteado, ni siquiera la construcción prefabricada de hospitales que atiendan la pandemia en expreso.

Si bien es cierto que la ciudadanía no puede caer en alarmas infundadas, no es menos cierto que, hasta ahora, la información pública es poco menos que un pedo en un huracán y la mayor parte de la población se encuentra incrédula y exige mayor certeza en la información, así como en las acciones que se habrán de tomar si se expande la enfermedad.

Como no existen mayores alternativas para tratar la pandemia, todo indica que estamos a la buena de Dios o de la selección natural, porque sólo los más aptos podrán sobrevivir, por lo que gran parte de este sórdido panorama parece apuntar a la fortaleza genética de las personas, cuestión que es poco menos que una mentada de madre para la ciudadanía.

Consultoría Política y lectura de Tarot:[email protected]

Citas 7711004765

 

Autor: Carlos Barra Moulain

Carlos Barra Moulain es Dr. en Filosofía Política, su ciudad natal es Santiago de Chile, encuentra en el horizonte social su mejor encuentro con la historia y hace de las calles el espacio de interacción humana que le permite elevar su conciencia pensando que la conciencia nos ha sido legada por los otros.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , ,



Right Menu Icon