El estreno nacional de la semana es el quinto largometraje de Rafa Lara, director de filmes como Labios rojos y Cinco de mayo. Se trata de El tamaño sí importa, una fallida comedia romántica que recuerda los filmes de albures y ficheras y las cintas sesenteras de Mauricio Garcés de los sesenta, sin lograr su propio estilo.

La historia va así: el junior Diego Suárez (Vahir Derbez, no tan sangrón como el padre, y en su primer estelar) es un galán con su propia revista y miles de seguidoras, hasta que se le ocurre aliarse con el gringo William, que resulta ser un lavador de dinero de la mafia, lo que provoca que Diego acabe en la cárcel y que todos sus bienes le sean confiscados.

La única que permanece fiel y lo ayuda es su antigua secretaria Viviana (Ximena Ayala, la estrella de Perfume de violetas), que está enamorada de él y lo invita a que la ayude en sus diseños de ropa.

Nos encontramos en el mundo de las apariencias, linda como las telenovelas al estilo de María Isabel o Simplemente María, pero con tintes racistas que se disfrazan de “ubicarse genéticamente”.

Los pocos momentos divertidos de la cinta corren a cargo de Jesús Ochoa, que hace el papel de un celoso vecino y una madre veracruzana malhablada protagonizada por Mara Escalante.

El tamaño sí importa… pero el del cerebro de los guionistas, que en este caso, es bastante chico.

Autor: Jorge Carrasco V.

Egresado de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM. Periodista activo desde 1981 en diversos medios. Especialista en temas internacionales, deportes y espectáculos. Autor de biografías sobre Pedro Infante y Joaquín Pardavé de Editorial Tomo.


ARCHIVADO EN:




Right Menu Icon