Cuando gana el futbol

El domingo, los Tuzos ganaron su séptimo campeonato y Pachuca entera recuperó un poco de la esperanza que, en una ciudad como esta, se pierde todos los días.

En Pachuca, el futbol ha sido siempre uno de nuestros grandes escaparates frente a la realidad que enfrentamos. Nuestra historia con el Pachuca ha estado llena de altibajos, una generación entera de hidalguenses ha sufrido con el equipo desde su camino hacia el ascenso, allá por la década de los noventa.

Desde que el equipo ascendió a la primera división, hemos visto crecer esta ciudad y hemos visto al club enfrentarse a grandes retos deportivos no solo dentro del país, sino en el continente y en el mundo entero. Cambios de directivos, estrategias deportivas dudosas y un constante cambio en la alineación, han sido las marcas del club durante los últimos años.

Es difícil imaginar qué sería de esta ciudad sin su equipo de futbol, sin los contrastes de alegría y decepción que han creado en los pachuqueños una identidad deportiva. El domingo, el Club Pachuca logró su ptimo campeonato. Luego de una temporada grandiosa, los Tuzos del Pachuca coronaron a una ciudad que se extiende melancólica sobre sus inseguridades: la falta de oportunidades, la creciente violencia, la crisis inmobiliaria, la expulsión de población en búsqueda de mejores formas de vida.

Cuando gana el futbol hay cosas que se nos olvidan. Al final del día, el deporte es también una muestra de unión, de lucha constante y de un esfuerzo que a veces no se ve coronado, pero que hoy nosotros hemos visto y celebramos porque a veces el deporte es esperanza, es celebración y algarabía que nos permite tener un descanso de los problemas de la realidad.


ARCHIVADO EN:
, , , , ,



Right Menu Icon