¿Desde qué momento el presidente electo es presidente?

Hace unos días el Dr. José María Soberanes cuestionaba en sus redes sociales qué debe prevalecer al final del día: el simbolismo sobre lo jurídico, o viceversa. Mencionaba que, por simbolismo, cuando el presidente electo entra al Congreso no se le rinden honores con la bandera, ya que aún no tiene la investidura del titular del Ejecutivo; en contraparte, al presidente saliente sí se le rinden honores porque todavía porta la banda presidencial. Posteriormente, el presidente entrega la banda presidencial para que le sea colocada al presidente electo y acto seguido se realiza la protesta de ley. Es aquí cuando el presidente electo pasa a tener la investidura de presidente y al salir del Congreso ya se le rinden honores de jefe de Estado, lo cual ya no pasa con el presidente saliente.

Sin embargo, en el ámbito legal según el artículo 83 de la Constitución Mexicana, a partir de las 00:00 horas del 1 de diciembre inicia su mandato el presidente entrante y lo termina el último minuto del 30 de noviembre. Con esto se infiere que lo jurídico debe imperar sobre el simbolismo, no obstante, hay una laguna legal, ya que si bien el artículo 83 estipula el momento en que entra en funciones el presidente electo, otra cosa marcan los artículos 87 y 128 constitucionales, que establecen la figura de la toma de protesta por parte del presidente y de los servidores públicos, respectivamente; en este preciso momento se comprometen a salvaguardar la Constitución y las leyes que emanen de ésta.  En sentido estricto, se es presidente de manera formal en la ceremonia de cambio de poderes, específicamente al rendir protesta.

Esto quiere decir que la Constitución no deja en claro cuándo al presidente electo se le confiere la titularidad del Ejecutivo. Lo más adecuado sería que el presidente electo entre en funciones y que se le confiera la investidura cuando se realice la ceremonia de cambio de poderes y rinda protesta, como pasa en la mayoría de los países, ya que de no hacerse así se entraría en la incertidumbre de saber quién estaría al mando ante una emergencia de Estado: ¿el presidente electo?, ¿el presidente en turno?

Sin lugar a dudas, hasta los temas sencillos pueden ser los más interesantes y pueden en algún momento dado dar los mayores problemas.

Autor: Armando Nieto Hernández

Licenciado en Derecho por la Universidad La Salle Pachuca; maestro en Derecho Procesal Constitucional por parte de la Universidad Panamericana; miembro del Ilustre y Nacional Colegio de Abogados de México. Jurista, filósofo, escritor, amante del arte, la poesía, la música, los libros y el buen vino. Especialista en temas de carácter constitucional, político y económico-social.







Right Menu Icon