El terror político

El terror político que se advierte en la carrera por la gubernatura de Hidalgo es una respuesta al éxito que ha tenido la campaña del candidato puntero, Julio Menchaca.

No es nuevo el uso del terror político como herramienta de campaña e incluso de usos múltiples desde el Estado, o bien, de lobbies políticos; en todo caso, se trata de crear incertidumbre sobre una “aparente realidad” para operar e incidir en las emociones de diversos sectores sociales y con ello direccionar o redireccionar la realidad social.

 

Es en este marco del uso del “terror político” desde donde se ha tratado de desvirtuar y demeritar el valor de los principios de empoderamiento y capital político que presenta la campaña de Julio Menchaca Salazar, candidato de la coalición Juntos Hacemos Historia, con el objetivo de causar incertidumbre en el electorado y disuadirlo de votar a su favor; cuestión que en términos reales tiene que ver con una reacción de impotencia frente al crecimiento porcentual en la parametría y, mucho más importante, en los corrillos ciudadanos que ya lo perfilan como ganador de la sucesión gubernamental 2022.

 

Empero, ¿es una situación menor el terror político? No.

 

A nivel mundial, tanto en los procesos electorales como en el ejercicio de gobierno, el terror político suele incidir en la toma de decisiones y organización política de una sociedad, este es un efecto de estimulación conductual de las emociones sociales, condición que suele manejarse a través de campañas de terror, filtrando o manejando información que se deforma o desvirtúa de los escenarios originales, manipulando los imaginarios sociales poco informados y con carencias en su cognición de la realidad.

 

Los ataques vía el terror político en este proceso electoral en Hidalgo usa herramientas mediáticas en redes sociales en video y audio, donde advierten especulaciones como: “está en peligro la democracia, la libertad y el porvenir de tu familia”, “esta es una política fracasada”, “este proyecto es corrupto y generará corrupción”, “las propuestas son fallidas”, “violencia e inseguridad aumentarán si apoyas a formula política”, “la pobreza y la desigualdad se incrementarán si votas por esta fórmula política”; todas proyecciones que atacan la emocionalidad del electorado y los ciudadanos para proyectar un escenario de catástrofe política que en realidad no existe.

 

El terror político es un lenguaje visual y auditivo que pretende trascender a la oralidad social, por lo que el ciudadano debe informarse y cuestionar la veracidad de la información, conocer los proyectos políticos y someterlos a juicio para, contra el terror político, lograr que impere la conciencia y conocimiento de una cultura política de valor cívico.

 

Consultoría política: barra_carlos@hotmail.com. Suscríbete a mi canal de YouTube: “Ciudadanía de Kristal.

Autor: Carlos Barra Moulain

Carlos Barra Moulain es Dr. en Filosofía Política, su ciudad natal es Santiago de Chile, encuentra en el horizonte social su mejor encuentro con la historia y hace de las calles el espacio de interacción humana que le permite elevar su conciencia pensando que la conciencia nos ha sido legada por los otros.


ARCHIVADO EN:
, , , , ,



Right Menu Icon