Espías chinos

Cuatro agentes se oponen al gobierno nipón, en Lucha por la libertad, de Zhang Yimou.

En una de las salas grandes de la Cineteca Nacional, se estrenó Lucha por la libertad, el más reciente filme del cineasta chino Zhang Yimou, bien conocido en nuestro país desde sus inicios con Sorgo Rojo, Ni uno menos y Héroe, por mencionar solamente algunas de sus películas.

Basada en un guion del propio realizador y de Wuan Yongxian, la cinta se ambienta en la década de 1930, en Manchukuo, a donde llegan dos parejas de agentes del Partido Comunista chino, entrenados en la Unión Soviética, buscando debilitar al gobierno títere japonés; sin embargo, las autoridades niponas se han infiltrado, al capturar a uno de los contactos y, mediante brutales torturas, consiguen información; pero los agentes están tan bien entrenados y resultan tan valientes, que son capaces de soportar golpizas, con tal de llevar a cabo la misión.

El director de La casa de las dagas voladoras imprime un ritmo vertiginoso al relato, manteniendo el interés del espectador durante más de dos horas.

Algunos critican que se trate de miembros del Partido Comunista, cuya imagen actual es bastante pobre, pero conviene recordar que se magnifica su actuación contra el enemigo externo, en este caso Japón.

Xuan ya zhi zhang es un entretenido thriller de espías, que debe verse como tal y no como un filme propagandístico del Partido Comunista chino.

Avatar photo

Por: Jorge Carrasco V.

Egresado de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM. Periodista activo desde 1981 en diversos medios. Especialista en temas internacionales, deportes y espectáculos. Autor de biografías sobre Pedro Infante y Joaquín Pardavé de Editorial Tomo.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , , , ,