Las pistolas no matan

HAY TRUMP PARA RATO. Por más increíble que parezca, el magnate neoyorkino se perfila para gobernar cuatro años más un país que tiene la ilusión pendeja del triunfalismo.

Donald Trump se perfila a la reelección y nadie parece hacerle sombra, ante el beneplácito de los grupos conservadores y los sectores medios de la sociedad estadounidense que se han visto favorecidos con la redistribución fiscal. La batalla en contra de la migración y el golpeteo con China predispone una victoria en las próximas elecciones presidenciales, porque al común denominador de los norteamericanos les gusta parecer triunfadores, y esta es una bandera que porta el neoyorquino, aunque el cabrón sea un sinvergüenza.

 

Evade Trump nueva legislación de armas

Tras los asesinatos perpetrados por supremacistas blancos, los cuales no parecen cesar, Trump ha tenido ambivalencias tratando de quedar lo mejor posible ante las minorías atacadas, pero se ha resistido a crear una nueva legislación de armas porque, precisamente, el voto texano de sus industriales es poderoso y le reporta dividendos no sólo electorales, sino también económicos.

En un arranque de defensa de los intereses supremacistas, y desde luego de la industria armamentista, Trump señaló: “Las pistolas no matan”. ¡Brujo!, claro que no, son artefactos inertes como tantos otros; los que asesinan son los hombres, pero esto lo sabe bien y se esconde en esta lógica pendeja.

 

Empodera a los White Power

Es evidente que el peso psicosocial del discurso de odio y racista que ha promovido, más acciones como las redadas de migrantes, la proliferación de antagonismos con otros países como México y China, aunado a su cinismo recalcitrante, le han dado alas a los grupos del “White Power”, que ven en el crimen de minorías un espíritu que refrenda el nacionalismo y la pureza racial en Estados Unidos.

Es lógico que el racismo se presente en cualquier formación humana ante los vacíos sociales, pero esto no implica tolerarlo porque genera condiciones de beligerancia y antagonismo; desde la estructura jurídica y cultural se le puede combatir e inhibir, pero para ello hace falta que los conductores sociales se activen, que la sociedad se una para hacer ver los mitos e incertidumbres que cubre este planteamiento de fractura social.

Todo indica que no nos quitaremos de encima a Trump, habrá de gobernar otros cuatro años y el panorama seguirá siendo negro para el mundo, ¿hasta dónde llegaran sus tropelías?

Consultoría Política y contacto público: [email protected]

Autor: Carlos Barra Moulain

Carlos Barra Moulain es Dr. en Filosofía Política, su ciudad natal es Santiago de Chile, encuentra en el horizonte social su mejor encuentro con la historia y hace de las calles el espacio de interacción humana que le permite elevar su conciencia pensando que la conciencia nos ha sido legada por los otros.



ARCHIVADO EN:
, , , , , ,



Right Menu Icon