Maestros extrañan su salón de clases, pero temen al covid

Docentes de niveles opuestos externaron tener sentimientos encontrados en este Día del Maestro al estar lejos de las aulas.

Para Elvira Hernández Carballido, profesora investigadora en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), este segundo festejo del Día del Maestro en el marco de la pandemia del coronavirus (Covid-19) le trae sentimientos encontrados y una sensación de tristeza al no estar en un aula de clases, de la cual dijo tiene un lugar especial para ella.

No obstante, la catedrática con nivel de doctorado externó que el confinamiento la ha acercado más con sus alumnos, pues consideró que incluso ahora hay más comunicación que en el salón; aunque agregó que ser educador en tiempos de crisis sanitaria ha sido raro y difícil.

 

Las tecnologías, un reto

Y es que al cuestionarle sobre los retos o dificultades que debe enfrentar un maestro en dicho contexto, externó que personalmente ella y su generación le han rehuido a las nuevas tecnologías como a las plataformas virtuales: “De pronto me quitan mi salón y digo cómo voy a trabajar, hubo miedo; aunque aún no las domino (las herramientas) recibo ayuda”.

Asimismo, compartió que surge un desgaste cuando habla y ve a los alumnos mediante una pantalla pero no sabe si duermen o ponen atención; “si en el salón salía esa duda más ahora”, externó al decir que desde su parte decidió que las sesiones virtuales fueran una vez a la semana para evitar estrés y presión a los jóvenes.

 

Una computadora para seis personas

Por otra parte, Hernández Carballido externó que hay carencias y dificultades desde ambos lados de la pantalla: en los catedráticos al adaptarse y principalmente en el estudiantado, donde compartió la historia de una joven que le refirió que en su hogar solo había una computadora y esta era usada por seis miembros de la familia, lo que le imposibilitaba “asistir” a la clase, “Antes no eran importantes esas cuestiones y ahora sí”.

Además, indicó que surge otra desventaja al no tener control de dónde trabajan los estudiantes, pues apuntó notar desilusión, desánimo, problemas en casa y hasta depresión; sin embrago, trata de afrontarlos al ser innovadora cada semestre, “cada final hay agradecimientos y me dicen: No la conocí pero aprendí”.

 

“Ya hasta me río de situaciones”

Finalmente, expresó que he enfrentado cada reto con optimismo y con vocación, por lo que ahora hasta se ríe de las situaciones chuscas que derivan de las clases virtuales; sin embargo, al conocer su perspectiva sobre un eventual regreso a las actividades presenciales, la doctora reviró que ella ha mostrado sus reservas y que pugna hasta que sea completamente seguro.

Aunque dijo que si se piensa por parte de autoridades educativas o de planteles que ya es momento, contrastó que al menos deberían darse todas las medidas y materiales sanitizantes de calidad, al externar que aún no se sabe hasta dónde protege la vacuna y las capacidades del virus, al que describió como cruel.

 

Hagamos honor a nuestra labor: Elena Rodríguez

Por otra parte, para la educadora de primaria en Zempoala, Elena Rodríguez, este día se percibe como un día crucial con la visión de las secuelas que ha dejado en la vida de sus alumnos, pero “pensando en dar más como maestra y como guía en este tiempo que nos tocó vivir multiplicado la responsabilidad de orientarlos con conocimientos que los hagan seres conscientes del valor de su trayecto”, dijo, al decir que debe hacerse honor a su labor en nuestro gremio.

En ese sentido, al cuestionarla si extrañaba lo anterior, refirió que sí al ser seres sociales que necesitan estar en ese ambiente de reunión, ya que consideró el medio virtual interpone un espacio insondable para muchos, aunque dijo tiene sus ventajas en la riqueza de investigar todo lo que se desee.

 

Más “pros” en regreso

La profesora Rodríguez externó que sí debe haber un regreso a las aulas, pero con las debidas precauciones, pues la acción tiene más pros que contras y lo reflejó con las desigualdades que viven sus alumnos en el acceso a medios tecnológicos y la capacidad para costearlos.

Pero mientras tanto, los llamó a confiar en ellos mismos, en sus capacidades y a que regresen, cuando ocurra el tiempo “con su energía y entusiasmo características porque el mundo ha cambiado y los necesita”.

 

En cifras

De acuerdo con un reporte sobre el inicio de cursos 2020-2021, Hidalgo alberga a 43 mil 971 docentes del sector público en diferentes niveles, de los cuales 15 mil 913 son hombres y 28 mil 58 mujeres: en educación básica hay 28 mil 697; especial, 573; inicial, mil 330; media superior, 5 mil 387; para adultos, 2 mil 133; superior, 5 mil 713, así como extraescolar, con 138.

Del lado contrario, en el medio privado, la cifra es de 10 mil 133: 3 mil 690 varones y 6 mil 443 féminas distribuidos en: 4 mil 270 básica, 32 inicial, mil 998 bachillerato, 289 para adultos y 3 mil 544 en universidades


ARCHIVADO EN:
, , , , , ,



Right Menu Icon