Me cago en Bolsonaro

Mientras Andrés Manuel López Obrador (AMLO) pide la reivindicación a la Corona Española por las atrocidades de la Conquista, Jair Bolsonaro pide conmemorar el golpe de Estado de 1964 en Brasil, es decir, pide festejar una dictadura militar que asesinó, torturó y vejó a los brasileños durante 21 años.

Increíble pero cierto, este fascista de mierda que hoy, bajo la miopía de los brasileños es presidente, ante la complacencia de los opresores militares y de más de algún gobierno, se atreve a ensuciar la memoria de miles de brasileños que sufrieron en carne propia la represión de una dictadura en la que, no nos extrañe, Bolsonaro podría estar implicado (que en los hechos lo está) en los crímenes de lesa humanidad que se cometieron, pero claro, como es obvio se le ha echado tierra a su actuación para encubrir su pasado maldito.

Ahora que cacareamos tanto las virtudes de la democracia, Bolsonaro intenta oscurecer la dignidad humana tratando de festejar una dictadura militar que depuso a una democracia; es decir, este pobre pendejo que hoy es presidente en una democracia fétida y corrupta como la brasileña, tácitamente ensucia a la democracia que él dirige celebrando la infamia y la muerte de la dictadura militar de la cual él fue parte actuante.

No se nos quita lo pendejos en la humanidad, encumbramos títeres y mafiosos en el poder, tiranos y reyes, sátrapas de la política cuyas virtudes son ser asesinos, torturadores, corruptos e ignorantes. ¿Qué más se pude pedir?

El ejército brasileño es ampliamente fascista y, desde luego, Jair Bolsonaro lo es hasta el tuétano, pero nadie denuncia en forma seria las atrocidades que él promueve y que cometió; no cabe duda que los pueblos olvidan y lo que es peor, suelen perdonar las atrocidades que enlutan y ensucian a la humanidad.

Qué cabronada que un fascista como Bolsonaro haga lo que se le hinchen sus huevos en Brasil, generando una estela de mierda para el mundo, sin que exista una lección moral a un criminal como este que hoy se regocija del crimen y la tortura, vulnerando con ello toda la aparente racionalidad y civilidad a la que se apela en esos discursos de políticos de mierda que, en su mayoría, hoy dirigen los destinos de los pueblos.

Autor: Carlos Barra Moulain

Carlos Barra Moulain es Dr. en Filosofía Política, su ciudad natal es Santiago de Chile, encuentra en el horizonte social su mejor encuentro con la historia y hace de las calles el espacio de interacción humana que le permite elevar su conciencia pensando que la conciencia nos ha sido legada por los otros.


ARCHIVADO EN:
, , ,



Right Menu Icon