¡Me pareció ver un lindo gatito!

A pesar de que los resultados no son los que prometió en campaña, la popularidad de la que sigue gozando AMLO es suficiente para hacer ganar a su partido, Morena.

Por décadas, el secreto del gatopardismo en la política se ha construido en el efecto cosmético de medidas sociales de gobernantes, que hacen parecer que la realidad cambia para que nada cambie.

En el pasado proceso electoral, la coalición “Va por México” arrastró no solo el peso del gatopardismo que caracterizó históricamente a sus partidos, sino también el ascenso significativo del capital político de López Obrador y de Morena, que terminó por ahogar a las fuerzas de oposición en su propio jugo.

Después de la elección fallida para la alianza de la oposición, López Obrador y su gobierno se han vuelto una pesadilla de la cual no pueden despertar, y los esfuerzos aislados de políticos como Ricardo Anaya, Vicente Fox y Samuel García, se han vuelto una pantomima que no causa gracia, sino la tristeza de una tragicomedia mal parida.

Ni siquiera las parodias semiperiodísticas como las de Brozo, Loret de Mola y Jorge Ramos, han tenido el peso sustantivo para causar mella en la figura de López Obrador y su gobierno; por el contrario, se han convertido en la mofa social de la oposición y en el “fuego amigo” que recuerda el dicho: “no me defiendas, compadre”.

En este trazo agónico que vive la oposición al gobierno de López Obrador, todavía no existe un intento serio por construir planteamientos de forma y fondo que puedan crear un esquema de trabajo político explotable y que por sobre todas las cosas, pueda convencer al electorado para disputar no solo la presidencia a las fuerzas de Morena de cara a 2024, sino también crear un espectro de veracidad de sus acciones que los aleje del gatopardismo político.

En sentido estricto, los logros políticos de Andrés Manuel López Obrador han marcado un antes y un después de su ascenso a la Presidencia de la República y la fuerza de su conducción de Estado ha ido más allá de los números en materia de economía, seguridad, salud, educación, empleo y todas las variables que la oposición se encarga de presentar a título de una realidad en crisis o erosionada; al grado de que la frase del presidente “Yo tengo otros datos”, se ha vuelto lapidaria sobre los intentos por causar incertidumbre o descrédito a su gestión.

¡Me pareció ver un lindo gatito! Es cierto, es cierto…

Bajo esta tesitura de la fuerza política que legitima el poder social de López Obrador, no parecen existir estrategias válidas de la oposición para contrarrestar el torbellino político que ya es la sucesión presidencial, que gira, por cierto, en los nombres de políticos de Morena, o bien, cercanos a López Obrador.

 

Consultoría política y lectura de Tarot: [email protected].

Suscríbete a mi canal de YouTube: “Ciudadanía de Kristal”.

Autor: Carlos Barra Moulain

Carlos Barra Moulain es Dr. en Filosofía Política, su ciudad natal es Santiago de Chile, encuentra en el horizonte social su mejor encuentro con la historia y hace de las calles el espacio de interacción humana que le permite elevar su conciencia pensando que la conciencia nos ha sido legada por los otros.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , , ,



Right Menu Icon