Pide Hernández Badillo obras para evitar zozobra en Tula; entrega informe

Manuel Hernández dio cifras preliminares de los daños por las inundaciones: más de 3 mil 574 inmuebles afectados, deterioro en infraestructura básica como redes de agua potable, seis puentes, siete escuelas y dos centros clínicos; además de casi 38 mil habitantes damnificados.

Manuel Hernández Badillo, edil de Tula de Allende, aseveró que alzará la voz enérgicamente para evitar que la zozobra se convierta en parte de la vida de los habitantes del municipio en cada temporada de lluvias, para lo cual además de pedir unidad dijo que serán necesarias obras de infraestructura hidráulica que permitan también devolver la calma y tranquilidad, añadió en el mensaje con motivo de su primer Informe de Gobierno.

Sin embargo, aceptó que no podrán hacerlo solos, por lo que apeló al apoyo estatal y federal para generar un proyecto que además sea amigable con el ambiente, pues el motivo de cancelar la pasada obra fue por presiones de ecologistas: “Hoy más que nunca hago un llamado a la unidad, hoy Tula necesita de un gobierno que lo respalde y que exija una solución  integral e inmediata”.

Y aunque contrastó que la pandemia del coronavirus (Covid-19) y las anegaciones imponen nuevas formas de trazar programas y concretar acciones, reiteró que son tiempos de solidaridad donde es vital una administración debidamente coordinada y serena que actúe con inteligencia: “Por eso estoy aquí dando la batalla para dar a los habitantes de Tula una vida tranquila, sin miedo”.

 

Nos han tocado tiempos inéditos

Por otra parte, mencionó que en ocho meses de mandato y con el respaldo de la sociedad recibió el encargo de encabezar los esfuerzos por hacer de Tula de Allende un municipio que sea referente de prosperidad y justicia social en el estado y el país, por lo que resaltó que fueron emprendidas acciones en favor de la salud, economía, infraestructura y seguridad pública, “todas ellas, enfocadas a cumplir a las y los tulenses”.

Estos tiempos difíciles han puesto a prueba nuestro carácter, organización, sensibilidad, desempeño y perseverancia para lograr el objetivo común de regresar el esplendor tolteca, en su tiempo, la cultura más importante e influyente de Mesoamérica”, añadió ante miembros de su cabildo en sesión solemne, donde estuvo acompañado por el titular de la Secretaría de Gobierno, Simón Vargas Aguilar.

 

Cifras preliminares

Respecto a los daños por el desbordamiento, Hernández Badillo brindó a su asamblea cifras preliminares: más de 3 mil 574 inmuebles afectados, deterioro en infraestructura básica como redes de agua potable, seis puentes, siete escuelas y dos centros clínicos; además de casi 38 mil habitantes damnificados, “es por ello que quiero destacar que como en todo desastre se hizo patente uno de los valores más importantes: solidaridad”.

Ante ello, resaltó el respaldo recibido tanto del gobierno del estado que desplegó a todas sus secretarías y a la federación que se hizo presente a través del apoyo de la Sedena y Guardia Nacional (GN), así como a empresas privadas, sociedad civil y otros gobiernos incluso de diferentes entidades que sumaron esfuerzos de ayuda.

 

Lluvias inusuales las responsables; pero se actuó

Finalmente, el edil atribuyó el hecho registrado el 6 del presente a las lluvias inusuales que tuvieron lugar en el Valle de México, que derivaron en una crecida de los ríos Tula y Rosas con un severo desbordamiento con inundaciones en nueve colonias, además de una importante área del centro de la ciudad; no obstante, aseguró que antes, durante y después hubo un actuar responsable.

Prueba de ello, dijo, fue que en las zonas habitacionales no hubo ninguna sola pérdida humana, aunque lamentó los decesos ocurridos en el hospital general de zona de medicina familiar (HGZMF) cinco del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), del cual explicó tuvo su actuación conforme a su propio protocolo del plan institucional frente a emergencias y desastres.

Sin embargo, Hernández Badillo subrayó que más allá de toda especulación “lo cierto es que nadie, insisto, nadie, pudo prever la dimensión de una inundación que resultó catastrófica y que tuvo su origen en un río que, como el de Tula, está alimentado por aguas negras provenientes del Valle de México, así como del Túnel Emisor Oriente, Túnel Emisor Central, presa Requena, presa Taxhimay y presa Danxhó”.

Aunque aseveró que la tragedia dejó un enorme reto en tareas de rehabilitación de viviendas e infraestructura urbana pública, pero además será evitar toda posibilidad de que en unos meses o años pueda repetirse dicha situación.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , , , , , , , ,



Right Menu Icon