Señores de Morena, lo de no mentir, no robar y no traicionar ¿dónde quedó?

Sus diputados exigen vacunas porque son prioritarios, uno de sus alcaldes es acusado de lavado de mil millones de pesos y hay denuncias de corrupción en la delegación del Bienestar.

Una y otra vez los morenos repiten que las bases de su actuación son “no mentir, no robar y no traicionar al pueblo” y una y otra vez se dan hechos en que  mienten, roban y abusan y, desde luego, traicionan al pueblo.

 

NO TRAICIONAR

Lo que más lastima en esta hora a México es la pandemia y encuentra alguna salida y esperanza en las vacunas.

Pues ¿qué cree usted que exigen los diputados federales de Morena? Que los vacunen primero PORQUE SON PRIORIDAD, algo así como aceptar que son tan importantes y vitales para México que sin ellos no hay posibilidad de vivir.

Esta petición se la hicieron, en nombre de los legisladores morenos, uno de Oaxaca y otro de Sonora, señalando que sobre todo se aplicara a los que buscarán la reelección, que de Morena son 229 de 259 que están en San Lázaro.

En otras palabras, quieren seguir cobrando otros tres años los sueldazos que tienen, pero para ir a la segura exigen vacunas. Por cierto, entre los que se apuntaron para reelección están los morenos de Hidalgo, que seguramente piensan que lo hacen tan bien que merecen el voto ciudadano.

Ojalá los pongan de candidatos para que cosechen lo que siembran.

Si esto no es traicionar al pueblo, ya no se sabe que sí lo sería.

Vaya desfachatez de los diputados federales de Morena que exigen ser vacunados a la de ya, porque dicen que son prioritarios.

Ahora, hasta la salud y vida de la gente se quieren agandallar en una traición a la gente que no tiene nombre por ruin.

 

NO ROBAR

Se acaba de dar a conocer en el diario El Universal, un caso que pinta como uso indebido de dinero público del ahora alcalde morenista de Mixquiahuala, José Ramón Amieva Gálvez, que siempre, de acuerdo a lo que dice este diario, estaría inmiscuido en el lavado de mil millones de pesos, mientras fue jefe de gobierno de la Ciudad de México, del 29 de marzo a diciembre de 2018.

Desde luego ya se deslindó del suceso, pero ahí queda este caso, en el que un moreno es acusado de meter las manos en el dinero del país.

Con razón su actitud de samaritano al renunciar a su salario y hablar de 300 mil pesos que tiene el ayuntamiento para el asunto de las vacunas.

Eso de abusar del dinero de los ciudadanos es una enfermedad que se les da mucho a los morenos, como los diputados del Grupo Universidad que se adjudicaron, en tiempos en que era presidente de la Junta de Gobierno el mil chambas Baptista, 750 millones de pesos, dizque para obras en más de 60 municipios y le metieron el diente al presupuesto para entregarle millones a la UAEH, que en definitiva manejó a su gusto su patrón ahora en la cárcel.

Eso de no robar es más slogan publicitario que realidad.

 

NO MENTIR

En lo de no mentir son unas maravillas.

Todo el tiempo se la pasan diciendo que van contra la corrupción porque no son como los de antes y, en la realidad, se dan hechos que desmienten lo que tanto dicen.

Un ejemplo, que merece una investigación, son las quejas de trabajadores de la delegación del Bienestar aquí en Hidalgo, donde dicen que abundan los familiares de los responsables, que ya amacizaron chamba por ser parientes, que hay nóminas secretas y gente que es buena para el dinero. Y ya se sabe que cuando el río suena es porque agua lleva.

Eso de no mentir, no robar y no traicionar al pueblo es un buen chiste.

Seguramente en las elecciones que vienen, se ajustarán muchas cosas. 

Autor: Adalberto Peralta Sánchez

Nací el 11 de mayo de 1946 en un pueblito que tiene una laguna con patos y un parque con bancas con el nombre grabado del donante. Una de esas bancas tiene el nombre de mi padre. Estudié Filosofía y ejerzo el periodismo desde hace varios años. Colaborar con mi hijo en EFFETÁ me llena de orgullo. Trataré de hacerlo bien.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , ,



Right Menu Icon