Sosa no es ajeno a la corrupción de Olvera… y el PRI calla

Ayer en la sesión del Congreso del Estado de Hidalgo, el diputado de MORENA, Humberto Cortés Sevilla, con un alto grado de valentía y congruencia exigió la investigación formal al exgobernador de la entidad, José Francisco Olvera Ruiz, ya que se tienen que investigar no sólo sus acciones, sino también las de sus colaboradores más cercanos y prestanombres que fueron parte de los beneficios de la corrupción del sexenio pasado.

Humberto Cortés también solicitó enérgicamente la extinción de dominio para quitarles todos los bienes y cuentas bancarias que se atribuyeron de forma ilegal y mal habida por todos los que se encuentran trabajando en la Ciudad de México. Exigencia que se unió a todas las voces que piden justicia para Hidalgo, aunque no podía faltar quien se aprovechara de este asunto para colgarse y limpiar su imagen, tal como sucedió con Gerardo Sosa Castelán.

De forma ridícula, Sosa Castelán pretende sostener la bandera contra la corrupción cuando él fue uno de los mayores beneficiarios del gobierno olverista, solicitando una investigación cuando él no permite la revisión de las cuentas universitarias y pidiendo que el exmandatario sea encarcelado cuando ninguna autoridad universitaria lo ha hecho.

Esto hace pensar que MORENA y el Grupo Universidad están tomando la bandera para que la gente piense que es Gerardo Sosa y no Omar Fayad quien va por el encarcelamiento de Olvera Ruiz cuando no es así. Por supuesto que en la Plaza Juárez ya están rastreando datos y guardando pruebas para más adelante desarrollar una investigación que no puede evitarse ante la proclama de todos los que han levantado la voz.

Aunque los únicos que no se han posicionado son los del PRI, que necesitan urgentemente dar una postura para que se investigue a Olvera Ruiz, porque no pueden permitir que priistas y el exgobernador se salgan con la suya.

Le corresponde a José Leoncio Pineda Godos hablar a nombre del priismo y exigir que se investigue a Paco Olvera; le corresponde a él y no a Sosa.

Pero tampoco Mikel Arriola y José Antonio Meade pueden tener cerca al corrupto responsable de las “pellizcadas”, José Francisco Olvera Ruiz. ¿Qué están esperando para deslindarse y desconocerlo?

Quien no lo haga corre el riesgo de terminar embarrado.



ARCHIVADO EN:
,



Right Menu Icon