Todo patas pa’rriba

Algo, o mucho, no camina bien en el partido tricolor cuando no son capaces de darse cuenta de que ya no es como antes y que obtener la candidatura ya no es signo de que ganaron y que solo unidos podrán ganar, eso sí: si hay una muy buena campaña.

Algo, o mucho, no camina bien, pues hay quien rechaza las vacunas contra el covid porque piensa que le van a causar un daño. La tontera de mucha gente llega al grado de decir que se les va a implantar un chip para espiarlos.

 

Ahora que, si a sucesos increíbles vamos, hay quienes a ojos vistos cometen delitos y se ganan el desafuero, como CIPRIANO CHARREZ, quien todo indica que embistió con su camioneta a un taxi donde murió calcinado un joven, al que no le prestó ayuda, pero ahora resulta que siempre no, que sí peleó por la vida del joven, aunque en un video que muchos vieron, huye del lugar y nunca lo auxilia. Es más, se asegura que desde luego él no manejaba la camioneta y el buen Cipriano ya hasta celebra algo que no es verdad, pues da a entender que pronto andará por la calle, libre como el viento.

 

Sin embargo, la decisión del Tribunal federal es que hay fallas en la vinculación a proceso y que por lo mismo se debe EMITIR UN NUEVO AUTO DE VINCULACIÓN EN EL CUAL SE REITERE LA ACREDITACIÓN DE LOS HECHOS CONSIDERADOS COMO DELITO DE OMISIÓN DE AUXILIO Y LA PROBABILIDAD DE QUE EL EXDIPUTADO LOS HAYA COMETIDO. O sea, no se está diciendo que se le ponga en libertad o que sea inocente, sino que se dé más fuerza y certeza a la acreditación de los posibles delitos cometidos.

 

Así que, de que sigue en la cárcel, sigue. Y siendo tiempos electorales, todo indica que si lo sueltan es para que haga labor en el Valle. ¿Y el joven calcinado y su familia? Que se aguanten, ¿quién le manda al pobre joven a estar en el paso del entonces diputado? ¿No sabía que nada ni nadie debía estorbarle?

 

ALGO, O MUCHO, NO CAMINA BIEN, cuando a los diputados de esta Legislatura (que en 45 días ya se van) les entran las prisas para aprobar cualquier iniciativa para poder presumir que sí trabajaron, pero los hechos nos dicen que desde su posición de mayoría, sobre todo los garzas, abusaron del presupuesto y estorbaron todo lo que pudieron en una pelea irracional del Grupo Universidad contra el gobernador.

 

Por si esto no fuera suficiente, estos últimos días han buscado ganar el control del Congreso para los morenos que vienen, para lo cual pretenden cambiar la Ley Orgánica del Poder Legislativo y así agandallarse los tres años que dure su periodo. Y para ello recurren a un método que los pinta de cuerpo entero, pues ofrecen, en su calidad de mayoría, aprobar las iniciativas de los otros partidos si éstos les aprueban los cambios al marco orgánico del Congreso.

 

Incluso la presidenta de la Comision de Legislación y Puntos Constitucionales, ROXANA MONTEALEGRE, dijo en tono de grandeza que en la democracia también hay reciprocidad. Esto significa que, si no votan por las iniciativas de Morena, ellos tampoco votarán por las del PRI, PAN, PRD, MC, PANALH y todos los demás.

 

Así de serios y responsables son estos diputados, a los que les dijo la priista MARÍA LUISA PÉREZ PERUSQUÍA que si no votaban por ellos era porque sus iniciativas estaban mal hechas. Lo bueno es que ya se van, pero no sea que salgamos de Guatemala y entremos a Guatepeor, porque los que vienen están igual que los que se van.

 

 

Algo, o mucho, no camina bien, cuando de acuerdo a publicaciones de la prensa, el delegado de Bienestar federal en Hidalgo, ABRAHAM MENDOZA, a través de terceros, entrega su tarjeta de presentación a quienes se están vacunando en Pachuca, lo cual para muchos es una campaña disfrazada en busca de la candidatura para la gubernatura, y eso que estamos en veda de promoción política por la consulta del primero de agosto.

 

ALGO NO CAMINA BIEN en el PRI cuando, pese al llamado fuerte y enérgico de su presidente, JULIO VALERA, de no arrancarle hojas al calendario de la sucesión y no provocar divisiones para poder ganar la gubernatura, se empiezan a ver signos de los abusados de siempre, que anteponen sus intereses personales a la urgencia de la unidad para darle batalla a Morena, que el 6 de junio les demostró lo que puede lograr mientras tenga el apoyo de la figura presidencial, que seguro tendrán para el primer domingo de junio de 2022.

 

Algo, o mucho, no camina bien en el partido tricolor cuando no son capaces de darse cuenta de que ya no es como antes y que obtener la candidatura ya no es signo de que ganaron; ahora parece que esa lectura es para los de enfrente y que solo unidos podrán ganar, eso sí: si hay una muy buena campaña. Pero no tendrán la victoria si se crean divisiones y en uno de esos grupos se alistan los resentidos, que piensan que el gobierno del estado no les dio lo que se merecen y creen que cobijando a quien busca la candidatura, aun dividiendo a su partido, se puede adelantar que habrá alternancia por lo que representa la imagen de AMLO, pero más por el egoísmo y resentimiento de viejos priistas que solo ven a su partido como billetes y poder.

 

Estamos en un mundo al revés en que se premia la estulticia, se condena al que aspira a ser libre, se ignora a los niños enfermos, se deja el poder en manos poco inteligentes, se hace del grito y la amenaza un camino de decisiones, se abandona la inteligencia como el mejor camino del hombre y se busca y pelea el poder, así sea sobre una pila de difuntos o de leyes pisoteadas.

 

Todo patas pa’rriba… o mucho.

 

Y sin embargo, hay esperanza de que termine la noche y salga el sol.

Autor: Adalberto Peralta Sánchez

Nací el 11 de mayo de 1946 en un pueblito que tiene una laguna con patos y un parque con bancas con el nombre grabado del donante. Una de esas bancas tiene el nombre de mi padre. Estudié Filosofía y ejerzo el periodismo desde hace varios años. Colaborar con mi hijo en EFFETÁ me llena de orgullo. Trataré de hacerlo bien.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , , , ,



Right Menu Icon