Tula no se levanta

De acuerdo a un medio nacional, se eligió inundar Tula en lugar de la CDMX, tal vez para no afectar políticamente a Claudia Sheinbaum, sobre todo después del accidente del metro.

En un trabajo que firma Zedrik Raziel en el medio de comunicación digital “Animal Político” sobre la inundación en Tula, ocurrida a principios de septiembre, se hace el recuento de la opinión de dirigentes partidistas y legisladores y se concluye que se debe investigar para sancionar a los funcionarios negligentes y/o incapaces que provocaron la muerte de 17 personas en el IMSS y las pérdidas millonarias de negocios y viviendas.

La senadora del PAN, Xóchitl Gálvez, hidalguense de nacimiento, establece que se trató de negligencia criminal que tiene que ser investigada y castigada, e incluso habló de demandar al presidente de la República.

La investigación de Raziel no hace referencia al hecho, pero habrá que dar cuenta que la también hidalguense y diputada federal Carolina Viggiano ha levantado la voz en la tribuna de San Lázaro, en diversos medios de comunicación y sobre todo son varias las ocasiones en que se le ha visto en Tula entregando apoyos a las familias afectadas. No falta quien alega lo hace porque quiere ser candidata del PRI para la gubernatura, proyecto que ciertamente ya había compartido desde antes de los lamentables hechos ocurridos el 6 y 7 de septiembre, pero ya quisiéramos que en estos tiempos de emergencia y necesidad, otros aspirantes del partido que fuera estuvieran asumiendo una actitud similar.

Pero regresando a la información que en fecha reciente publicó  “Animal Político” –que se define como un medio que reúne a periodistas para crear contenidos con rigor, precisión y pensados para servir a la ciudadanía-, destaca lo dicho por Luis Espinoza, del PRD, quien considera que la Fiscalía General de la República debe hacer su trabajo e investigar a la Conagua. Antes, en el mismo medio se había dicho que el desbordamiento del río Tula no se debió a lluvias atípicas, sino a que la Conagua y el Sistema de Aguas de la Ciudad de México activaron el sistema de drenaje metropolitano para expulsar aguas pluviales y residuales de la capital del país a fin de evitar inundaciones en aquella zona.

Asimismo, se asegura que en documentos oficiales está plenamente demostrada la falta de coordinación entre autoridades, principalmente de Protección Civil nacional, que no emitió alertas contundentes a la población sobre el riesgo inminente que se enfrentaba. Testimonios dan cuenta de que en el momento de la inundación, personal del IMSS pidió auxilio tanto a su propia institución como a los gobiernos estatal y municipal, sin respuesta alguna.

El dirigente nacional del PAN afirmó que su partido ofrece todo el respaldo a la gente de Tula, la solidaridad y el acompañamiento en todas las acciones legales que se emprendan, “porque claro que tiene que haber sanciones”, puntualizó Marko Cortés. En términos similares se expresó Jesús Zambrano, dirigente nacional del PRD, quien agregó que debe haber consecuencias legales por los muertos y  daños ocurridos, al tiempo que lamenta la desaparición del Fonden.

En el trabajo de investigación referido al inicio, se recuerda que hace dos años Xóchitl Gálvez presentó un punto de acuerdo en el Senado para exigir al gobierno federal que explicara las acciones que llevaba a cabo para armonizar la capacidad de carga que podía soportar el río Tula con la cantidad de agua enviada a través del Túnel Emisor Oriente (TEO), magna obra inaugurada por el presidente López Obrador. A lo anterior, Conagua respondió que trabajaba en un nuevo proyecto, sin embargo, el TEO se echó a andar y las consecuencias ya las padecimos, pero del comprometido proyecto aún no hay nada.

En ese sentido, se puntualiza que el túnel no se podía poner en operación hasta que se hicieran las obras de mitigación, porque es por todos sabido que esa obra se construyó para evitar inundar a la Ciudad de México, pero no se resolvió cómo evitar inundar a Tula. Una alternativa era revestir el río, pero significaba derribar miles de árboles. Sí se talaron cientos y la gente ya no permitió cortar más, y ahora el hecho ha servido de pretexto por lo ocurrido aquella noche-madrugada septembrina.

La senadora de Tepatepec, al insistir en el tema, recordó que una opción pudo haber sido dragar el río porque está muy azolvado y no revestir con concreto y devastar toda la parte ecológica de esta zona considerada ya desde hace años una de las más contaminadas del planeta. El gobierno federal debió estar consciente de que el río Tula no podría soportar las emisiones del TEO y de que no se tomaron las medidas de alertamiento y evacuación oportuna de la población.

Se abunda al señalar que el error fue en el manejo de las compuertas; en este sentido hay una responsabilidad de la Comisión del Drenaje Metropolitano para tal vez no afectar políticamente a la jefa del Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum –sobre todo después del accidente del Metro-, pues la capital del país hubiera sufrido una severa inundación.

En una fuerte crítica sobre lo ocurrido, Xóchitl Gálvez señala que si lo iban a hacer, mínimo debieron avisarle al presidente municipal de Tula para lograr evacuar viviendas, el Seguro Social, negocios, etcétera; “lo hicieron con alevosía, premeditación y ventaja, actuaron con conocimiento de causa de lo que iba a pasar”, agrega la legisladora.

Después de lo ocurrido, está claro que el apoyo del gobierno ha sido lento e insuficiente. Apenas para tratar de apagar las protestas, la semana pasada y un día antes de la llegada a la Universidad de Tecnológica Tula-Tepeji de AMLO, y a dos meses de ocurridos los hechos, repartieron 10 mil pesos por familia afectada, cantidad a todas luces insuficiente para reparar los daños.

Hoy el tema de la inundación se ha contaminado con la sucesión del gobierno estatal, mientras las cosas en Tula están muy, pero muy lejos de resolverse. En la clase política, la atención está puesta en las candidaturas para relevar a Omar Fayad, mientras decenas de familias siguen sin contar con lo más elemental para sobrevivir.

Algunos negocios ya han reabierto sus puertas, pero no son pocos los que siguen cerrados, varios de ellos nunca volverán a funcionar. Sus dueños se quedaron sin nada, en una noche se acabó el producto del trabajo de toda la vida, de una o varias generaciones. No ha llegado un solo peso de recursos extraordinarios en el presupuesto 2022 del gobierno federal. ¡Nuestro querido Tula no se levanta!

Por hoy es todo, nos leemos en la próxima entrega, pero… Entre nos.

Autor: José Guadalupe Rodríguez Cruz

*Egresado de la UNAM como licenciado en Derecho y Diplomado por el Instituto de Administración Pública de Querétaro y por la Universidad Iberoamericana en Políticas Públicas. *Regidor Municipal en Tula, Secretario Municipal de Tula, Diputado local en la LVII y LIX Legislaturas en el estado de Hidalgo y Presidente Municipal Constitucional de Tula 2000-2003. *Autor del libro “Desde el Congreso Hidalguense” y coautor del libro “Tula... su Historia” *Director y fundador del periódico bisemanario “Nueva Imagen de Hidalgo”, que desde 1988 se pública en Tula, Hgo.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , , , , , , , ,



Right Menu Icon