Una Latinoamérica rockera

Rompan todo, además de retratar la historia de la música, aborda las dictaduras y tragedias en el continente.

Gran polémica ha provocado la nueva serie de Netflix, Rompan todo. Como su subtítulo indica, se trata de la historia del rock en América Latina.

Sus detractores argumentan que no están todos los que deben y que otros reciben más atención de la que merecen, como es el caso de Gustavo Santaolalla, quien, no en balde, es el productor de la serie. Lo cierto es que se trata del primer intento serio de documentar la historia de una corriente musical que ahora está más viva que nunca, y de ahí su valía.

Las entrevistas resultan a veces caóticas; los mexicanos Alex Lora y Javier Bátiz aparecen más por sus ocurrencias que por sus conocimientos.

La serie de seis capítulos tiene dos ejes centrales: México y Argentina, donde hablan de grupos legendarios como Soda Stereo y Café Tacuba, pero se mencionan otros países con poca tradición, como Chile, con Los Prisioneros, o Colombia, con Los Aterciopelados.

Musicalmente, la serie resulta un verdadero agasajo, en el que podemos apreciar los éxitos más importantes desde los años sesenta, además de documentos históricos acerca de las dictaduras, represiones y tragedias.

En México, vemos desde la matanza de Tlatelolco y el concierto de Avándaro, hasta el terremoto de 1985; en Argentina vemos la tragedia de Cromañón.

La serie termina con una visión femenina del rock, lo que hace pensar en una segunda temporada, dedicada a las divas rockeras.

No obstante sus fallas y sus carencias, se trata de una serie que no se deben perder los amantes del rock.

Autor: Jorge Carrasco V.

Egresado de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM. Periodista activo desde 1981 en diversos medios. Especialista en temas internacionales, deportes y espectáculos. Autor de biografías sobre Pedro Infante y Joaquín Pardavé de Editorial Tomo.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , ,


TEXTOS RELACIONADOS:

SIGA LEYENDO:


Right Menu Icon