¿Cómo diseñar un gobierno inteligente?

Un gobierno inteligente es posible… solo si tanto la ciudadanía como los gobernantes son personas inteligentes.

Lo primero que hay que admitir para crear un gobierno inteligente es que quienes lo construyan deben ser inteligentes, además de buscar la génesis: ¿para qué sirve un gobierno y a quién sirve el gobierno? Entonces, como diría Octavio el del laberinto, inicia la soledad.

Si la respuesta es que un gobierno es inteligente cuando sirve al pueblo, entendido el “pueblo” -para que Sartori no se moleste- como la parte de los desposeídos o pobres, entonces todos los gobiernos han sido estúpidos; pero si entendemos por gobierno inteligente aquel que sirve a las élites o grupos privilegiados de la sociedad, todos los gobiernos que hemos conocido, desde la Roma del gran Tiberio hasta el Capitolio de Biden en Washington, son gobiernos inteligentes.

Pero si queremos un gobierno inteligente, lo primero que tendríamos que ser es ciudadanos inteligentes; es decir, aquellos que nos instruimos, dialogamos, contrastamos, nos organizamos y controlamos lo que creamos como gobierno. Pero seamos honestos: en los hechos, lo menos que somos los ciudadanos es seres inteligentes, de lo contrario todos tendríamos agua potable en nuestras casas, todos tendríamos casa propia, educación de calidad, nadie robaría porque la seguridad sería una condición inherente a nuestro pensamiento, viviríamos sin reñir porque encontraríamos en la solidaridad nuestro rostro.

Para diseñar un gobierno inteligente se requieren personas inteligentes; aquellas que no se sirven de los demás, que saben que la sangre de todo ser humano es su sangre, que entiende que la semilla genética se preserva para preservar la propia, que está consciente de que no lo sabe todo pero que puede construir conocimiento.

Diseñar un gobierno inteligente es posible cuando entendemos que la diversidad nos une; cuando comprendemos que la tierra no es de las personas, sino las personas son de la tierra; cuando nuestro egoísmo es un instinto válido de preservación, no de depredación; cuando entendemos que la inteligencia no se edifica en el consumo; cuando apreciamos la belleza de los humildes; cuando nos miramos en los ojos de los otros y nuestras lágrimas se convierten en la savia del universo. Solo allí podremos diseñar un gobierno inteligente.

 

Consultoría política: [email protected]. Suscríbete a mi canal de YouTube: “Ciudadanía de Kristal.

 

Avatar photo

Por: Carlos Barra Moulain

Carlos Barra Moulain es Dr. en Filosofía Política, su ciudad natal es Santiago de Chile, encuentra en el horizonte social su mejor encuentro con la historia y hace de las calles el espacio de interacción humana que le permite elevar su conciencia pensando que la conciencia nos ha sido legada por los otros.


ARCHIVADO EN:
, ,