Cuba y los nuevos retos frente al covid

Los medios concentrados en denostar la Revolución y sus logros se olvidan de mencionar que Cuba podría ser el primer país de América Latina en producir su propia vacuna contra el covid-19.

El  viernes inició el Octavo Congreso del Partido Comunista de Cuba, que se realiza en el marco del 60 aniversario de la proclamación del carácter socialista de la Revolución Cubana, el 16 de abril de 1961, después de honrar a los caídos el día anterior durante los bombardeos a las bases aéreas cubanas, como preludio de la invasión de los mercenarios provenientes de Estados Unidos a Playa Girón, un acto organizado y financiado por el gobierno norteamericano para aplastar la lucha  y recuperar su dominio neocolonial en la isla, con la complacencia de la Organización de Estados Americanos (OEA). El Congreso concluyó el lunes 19 de abril, con la conmemoración del 60 aniversario de la victoria sobre la expedición mercenaria, en 72 horas, del ejército rebelde, la policía y los milicianos.

En el plano internacional, los medios reaccionarios señalaban: “Raúl Castro, quien sucedió a su hermano Fidel en 2008, finalmente deja el poder”. Lapidarios titulares mediáticos contra los hermanos Castro y la Revolución Cubana aparecieron alrededor del planeta, olvidando todo cuanto hicieron Fidel y Raúl Castro en beneficio de su pueblo; dos hombres de aquella expedición que desembarcó del yate Granma un día para iniciar la revolución triunfante en 1959, contra la dictadura de Fulgencio Batista y la ocupación de Estados Unidos; un puñado de hombres de un movimiento social del cual Fidel y Raúl Castro solo fueron dos integrantes más del Movimiento 26 de julio, que participaron en aquella gesta histórica que sacudió la conciencia social del mundo entero.

Los medios reaccionarios hablan de escasez de alimentos y del hundimiento de la economía cubana, debido al impacto de la pandemia por el covid-19, buscando destruir la moral de todo un pueblo. De corta memoria como los peces, los medios de derecha han olvidado los éxitos científicos de Cuba en la búsqueda de una vacuna propia contra el virus SARS-Cov-2; no hablan de la importancia del relevo generacional y de la capacidad de la Revolución de crear, entre los millones de cubanos nacidos durante esos años, la conciencia nacional que ha dado origen a los miles de dirigentes que hoy la sostienen la Revolución.

Al inaugurar el Congreso, el general Raúl Castro presentó el informe, donde destacó los aspectos esenciales de los temas que se abordarán en las comisiones del Congreso, entre ellas, las relaciones con Estados Unidos y el bloqueo contra Cuba, así como la proyección internacional de Cuba, país que ha enviado sus brigadas internacionales de médicos en apoyo solidario a muchas nacionales azotadas por la pandemia del covid-19, entre ellas México, de manera desinteresada y sin otro ánimo que ayudar a salvar vidas.

Mientras, los medios concentrados en denostar la Revolución y sus logros se olvidaban de mencionar que Cuba podría ser el primer país de América Latina en producir su propia vacuna contra el covid-19. Es probable que en medio del Congreso del PCC se anuncie el lanzamiento de la campaña de vacunación cubana, no con las vacunas rusas o chinas, no con cualquier otra importada por los países hoy, sino por una de las dos vacunas candidatas que se encuentran actualmente en fase III de prueba, dos de las cuatro desarrolladas en Cuba; además del proyecto de producir 100 millones de dosis para fin de año, más que suficiente para cubrir a toda la población y exportar.

Pero la contrarrevolución y los conservadores están ciegos y sordos, ellos alimentan la especulación sobre el futuro de Cuba y ahora se preguntan quién dirigirá la Revolución, pues sin la presencia política y militar de Raúl Castro, quien ha decidido dar paso a una nueva generación de hombres y mujeres que tomen en sus manos los destinos de la Revolución, para ellos la incertidumbre reina. La prensa internacional pone ahora en sus titulares: “Cuba sin Castro en el poder”, suponiendo que una revolución es sostenida por un hombre y no por un pueblo con conciencia histórica, algo que durante más de 62 años alimentaron quienes han financiado la contrarrevolución y el bloqueo económico; pensando que con la muerte de Fidel acabarían con la Revolución y la dignidad del pueblo cubano.

Los titulares hablan y hablarán en estos días sobre el liderazgo de Raúl y Fidel al frente de la Revolución, calificando su gobierno de una dictadura que ha sobrevivido de 1959 a 2008, de lo contrario, hace años habría perecido. De este modo, a fuerza de continuar socavando las bases de la Revolución Cubana, de su proyecto socioeconómico y político, del patriotismo de millones de hombres y mujeres, la oposición y la derecha internacional ahora dirigen sus baterías contra Miguel Díaz-Canel, el presidente cubano, el hombre de 60 años que tiene en sus manos el liderazgo de todo un pueblo, al haber renunciado Raúl Castro a su cargo de jefe de Estado en 2018.

Cuando concluya el Congreso del PCC, una nueva visión de los hombres y mujeres que dirigen ese partido y el Estado cubano surgirá y adoptarán las mejores decisiones para solucionar los problemas económicos y sociales actuales para redefinir sus relaciones con el nuevo gobierno de Estados Unidos y buscar poner fin al bloqueo económico, a fin de que esta potencia en la educación y en la medicina pueda convertirse en una potencia en América latina.

Autor: José Luis Ortiz Santillán

Economista, amante de la música, la poesía y los animales. Realizó estudios de economía en la Universidad Católica de Lovaina, la Universidad Libre de Bruselas y la Universidad de Oriente de Santiago de Cuba. Se ha especializado en temas de planificación, economía internacional e integración. Desde sus estudios de licenciatura ha estado ligado a la docencia como alumno ayudante, catedrático e investigador. Participó en la revolución popular sandinista en Nicaragua, donde trabajó en el ministerio de comunicaciones y de planificación. A su regreso a México en 1995, fue asesor del Secretario de Finanzas del gobernador de Hidalgo, Jesús Murillo Karam, y en 1998, fundador del Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , ,


TEXTOS RELACIONADOS:

SIGA LEYENDO:


Right Menu Icon