Moderna familia disfuncional

Amores modernos narra el giro que da la vida de una familia mexicana cuando aparece una media hermana.

El primer estreno mexicano tras la pandemia es Amores modernos, el sexto largometraje de Matías Meyer.

El guion de María Camila Arias y Edgar Chíasretrata a una familia mexicana disfuncional.

Durante el funeral de Armida (Concepción Márquez) se reúnen sus hijos, el malencarado Carlos (Andrés Almeida) y el exiliado por gay Alex (Leonardo Ortiz Gris), que sufren una doble sorpresa cuando su tuerto padre (Diego de Icaza) les revela que sufre de alzheimer y les presenta a una media hermana treintona, Rocío (la arielada Ilse Salas), a la que Alex de inmediato apoda Rocky. Esta acaba de romper con su pareja, el conferencista Pavel (Raúl Briones, poco creíble), mientras que Carlos está a punto de tronar con su esposa, Ana (Ludwika Paleta). Así, pues, lo único que les queda es la familia.

Luego de Los últimos cristeros y Wadley,Meyer incursiona en el cine comercial, apoyado por un buen reparto, en el que sobresalen Ilse y Leonardo, quienes ya habían participado juntos en Güeros.

Con todo, se trata de un filme no del todo logrado, aunque resulta interesante y es una buena oportunidad para apoyar el cine mexicano, tan necesitado como siempre de público.

Autor: Jorge Carrasco V.

Egresado de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM. Periodista activo desde 1981 en diversos medios. Especialista en temas internacionales, deportes y espectáculos. Autor de biografías sobre Pedro Infante y Joaquín Pardavé de Editorial Tomo.



ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , ,



Right Menu Icon