Un invisible acosador

La nueva versión de El hombre invisible, de Leigh Warnell, narra la historia de Cecilia, quien huye de su incorpóreo exmarido.

Otro de los estrenos interesantes de la semana es la nueva versión de El hombre invisible, el clásico de Herbert George Wells, adaptado por el australiano Leigh Whannell. Fue llevado a la pantalla grande por primera vez en 1933, por James Whale, el director de Frankenstein, con Claude Rains. Paul Verhoeven hizo una nueva versión en el 2000, con Kevin Bacon y Elisabeth Shue.

El guion del propio realizador narra la historia de Cecilia (Elisabeth Moss, la estrella de la serie televisiva Mad men), quien, al inicio de la cinta, se escabulle temerosa de su controlador esposo Adrian Griffin (Oliver Jackson-Cohen); al poco tiempo, se entera de que su marido se ha suicidado y le ha heredado cinco millones de dólares… si logra mantener la cordura, algo que le resultará difícil, pues él se ha vuelto invisible para atormentarla y hacerla parecer loca.

El director australiano de La noche del diablo 3 y de Upgrade, la máquina asesina, consigue su filme más ambicioso, provocando verdadero pavor al espectador.

The invisible man resulta, pues, un filme claustrofóbico y terrorífico, bastante alejado del original autor de La guerra de los mundos, Los primeros hombres en la Luna y La máquina del tiempo, verdaderos clásicos del cine fantástico que hay que conocer.

Autor: Jorge Carrasco V.

Egresado de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM. Periodista activo desde 1981 en diversos medios. Especialista en temas internacionales, deportes y espectáculos. Autor de biografías sobre Pedro Infante y Joaquín Pardavé de Editorial Tomo.



ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , ,



Right Menu Icon