AMLO: ¿una izquierda mandada a hacer para EU?

Miel sobre hojuelas resultó la cenita privada de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) con el yerno de Donald Trump, Jared Kushner, en donde se habló de todo menos del muro fronterizo.

El encuentro se llevó a cabo en la casa del caca grande de Televisa, Bernardo Gómez, y trascendió que el peso de la plática lo tuvo el refrendo y renegociación del “nuevo” tratado de libre comercio, pero la conversación cabrona, la que tiene que ver con el empeño de Trump por crear el muro separatista que actúe como dique migrante, de eso no se habló, al grado de que la prensa llegó a cuestionar sobre este tema nodal.

¿Por qué la gran mamada de evitar hablar del muro? Es claro que Trump siente odio por los migrantes ilegales y también una buena dosis de este odio tiene que ver con México, país al cual considera responsable directo del flujo migratorio de mexicanos y de la perrada centroamericana, cuestión que se ha agravado en los últimos meses y no tiene solución.

El pedo mayúsculo, entonces, no fue tocado en la cenita, por lo que todo hace suponer que para Trump y Estados Unidos, México sigue siendo un mercado apetitoso, pero no un amigo al que se le abren las puertas, por lo que el caso “migración” quedará intacto, pues la única solución que se presentará en la administración estadounidense será el violento rechazo a los migrantes ilegales, lo cual no nos extraña.

Afortunadamente, es verdad que Trump ha encontrado obstáculos en el Congreso, aun entre los republicanos que lo apoyan, pero su poder político es tan grande que el uso de veto, de paros técnicos en la administración pública como las amenazas de persecución política, han impedido que se puedan contener sus apetitos xenófobos y racistas.

Entre peras y perones, Jared Kushner cumplió su cometido: trazó la agenda económica de los intereses norteamericanos en México y habló de la necesidad de cerrar el vínculo político que haga que México adquiera mayor responsabilidad del Suchiate para abajo y con ello evite que la migración y los “delincuentes” se filtren en suelo norteamericano. Finalmente, Kushner y AMLO se dieron un abrazo y seguramente el yerno de Trump expresó: “Una izquierda así es la que queremos, no como la mierda de Venezuela”.

Autor: Carlos Barra Moulain

Carlos Barra Moulain es Dr. en Filosofía Política, su ciudad natal es Santiago de Chile, encuentra en el horizonte social su mejor encuentro con la historia y hace de las calles el espacio de interacción humana que le permite elevar su conciencia pensando que la conciencia nos ha sido legada por los otros.



ARCHIVADO EN:
,



Right Menu Icon