Arritmia italiana

Los latidos del corazón de Karl lo llevan a encontrarse con Guido y Abril, en la primera cinta mexicana-siciliana, de Gibrán Bazán.

Hemos seguido con interés la carrera del director capitalino Gibrán Bazán desde sus inicios, con el interesante documental Los rollos perdidos de la Cineteca y sus posteriores trabajos Generación Spielberg, su documental sobre Leonora Carrington y El buquinista, la mejor de todas. Se estrenó, en la Cineteca Nacional, Arritmia, su más reciente película.

La cinta se ostenta como la primera coproducción mexicana-siciliana y está basada en un guion del propio realizador, quien narra la historia de Karl (Fernando Safarti), un hosco profesor de historia, a quien le deben implantar un marcapasos.

El profesor descubre que su ritmo cardiaco corresponde a las coordenadas de una torre italiana, habitada por el alcohólico Guido (Salvatore Nocera) y su hijastra Abril (Patricia Schiavo), con quien tiene una relación que desconocía.

Al igual que Jorge Ramírez en La gran promesa, a Bazán le pesan los escenarios extranjeros y se enfoca más en ellos que en sus personajes, tan desdibujados como el de Ada (Valentina Buzzurro), de mujer despechada a amante amorosa. El intérprete de El Chapo y La casa de las Flores tampoco trasmite alguna empatía como el maestro enamorado.

 Arrhythmia podría parecer una cinta italiana clase B, realizada correctamente, pero sin muchos atractivos y, desgraciadamente, ese resulta ser su mejor elogio.

Avatar photo

Por: Jorge Carrasco V.

Egresado de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM. Periodista activo desde 1981 en diversos medios. Especialista en temas internacionales, deportes y espectáculos. Autor de biografías sobre Pedro Infante y Joaquín Pardavé de Editorial Tomo.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , ,