Radiografía tigre

Fue una campaña complicada para los de Quintana Roo, quienes cayeron ante los Leones.

Cuando uno analiza la temporada de su equipo favorito, no queda más que la frialdad de los números. 

Sin duda, fue una campaña difícil para los Tigres de Quintana Roo, quienes empezaron el primer mes de campaña como gitanos, hasta que les entregaron su estadio, y terminaron en quinto lugar de la zona sur, con 44 ganados y 46 perdidos.

El mánager debutante Tony Rodríguez enseñó buenas cosas, mandando jugadas, robos, bateos y corridos; desgraciadamente, cayó en una mala racha al final de la primera vuelta y la directiva no le tuvo paciencia, nombrando en su lugar a Jesse García, a quien le ocurrió lo mismo: un bache al final de la temporada, y aunque eliminaron a los Olmecas de Tabasco, cayeron ante los campeones Leones de Yucatán.

En el picheo, su caballo fue Pedro Fernández, que ganó 8 y perdió 4, con 4.48 en carreras limpias, coronándose campeón de ponches con 103, algo que no ocurría desde los tiempos del Chito Ríos.

Desgraciadamente, el resto de los abridores no tuvo la misma consistencia, con Raúl Carrillo (3-4 y 5.45) y Terance Marin (5-3 y 5.20).

La sorpresa fue el novato Darel Torres, quien ganó 6 y perdió 4, con 6.34.

Wendell Floranus volvió a ser el bombero de confianza, con 17 rescates, aunque a García se le ocurrió probarlo como abridor.

Los refuerzos cumplieron con creces. El veterano Olmo Rosario fue el mejor bateador del equipo, con .328, 12 cuadrangulares y 47 producidas.

El colombiano Tito Polo sorprendió como líder de robos, con 35, además de un .295, con 12 palos de vuelta entera y 36 producidas. Conviene señalar que García lo quitó de primer bat y lo privó de una mayor oportunidad de robos.

El colombiano hizo mancuerna con el Rey Tigre, Reynaldo Rodríguez, de nuevo el alma del equipo, con .327, 19 y 52.

Al final, se incorporó el cubano Lázaro Hernández, quien hizo un buen trabajo en el tiempo que estuvo.

Los nacionales Alex Wilson y Alex Robles cumplieron, y aunque el receptor bateó .248, conectó 9 cuadrangulares y el camarero se quedó cerca de la cifra mágica, con .298.

Así pues, los Tigres sientan las bases para ser un equipo contendiente la próxima temporada.

Avatar photo

Por: Jorge Carrasco V.

Egresado de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM. Periodista activo desde 1981 en diversos medios. Especialista en temas internacionales, deportes y espectáculos. Autor de biografías sobre Pedro Infante y Joaquín Pardavé de Editorial Tomo.


ARCHIVADO EN:
, , , ,