El engaño neoliberal

La mayor parte de los pueblos en América Latina sufren los estragos de las asimetrías neoliberales: los ricos son más ricos y las brechas de desigualdad mayores frente al engaño neoliberal.

Más allá del lenguaje apologista y fantasmagórico sobre el neoliberalismo, se encuentra la realidad de un modelo económico y filosófico que ha sido el centro de las controversias en la mayor parte de los países de América Latina, donde particularmente la pobreza y desigualdad han empujado a los ciudadanos a las calles en diferentes manifestaciones que piden la abolición de esta infausta doctrina económica.

Corría 1973 y en Chile se había destruido la democracia a través de un golpe de Estado que sembraría el crimen, la tortura, el exilio y la pérdida de las garantías individuales y colectivas por más de 18 años que duró la dictadura militar de Augusto Pinochet.

Los asesores económicos del régimen militar de Pinochet y la tutela del gobierno de Estados Unidos hicieron que economistas chilenos que habían estudiado en la Escuela de Chicago (los Chicago boy’s) impusieran en Chile el modelo económico “neoliberal” que el mismo autor, Milton Friedman, les había enseñado.

Chile fue el laboratorio del neoliberalismo que fue visto como un modelo “exitoso” donde las inversiones extranjeras y nacionales florecían, lo mismo que la industria y el campo; mientras los campos de concentración y tortura terminaban con la vida de miles de chilenos.

El esquema era casi lineal en América Latina: reducción drástica del gasto público a la educación, la salud, la cultura; acompañado de una apertura casi indiscriminada de las fronteras comerciales y la disminución de aranceles, así como exenciones fiscales a empresarios e inversionistas, como apoyos e incentivos económicos a esos mismos sectores; a esto se sumó una brutal represión a los sindicatos que, inclusive, llegaron a ser proscritos.

Así, con una sociedad amordazada, perseguida y oprimida desde el control militar, el modelo neoliberal se convertía en un éxito que prosperaba en Chile para los sectores sociales que tenían el control de la industria, el campo, el comercio y el capital financiero.

Paralelamente, Augusto Pinochet imponía la muerte a todo aquel que se opusiera al régimen, por lo que una sociedad entre la espada y la pared no conocía la libertad en ninguna de sus dimensiones y, mucho menos, la dignidad y los derechos humanos.

Hoy, la mayor parte de los pueblos en América Latina sufren los estragos de las asimetrías neoliberales: los ricos son más ricos y las brechas de desigualdad mayores frente al engaño neoliberal.

 

Consultoría política y lectura de Tarot: [email protected].

Suscríbete a mi canal de YouTube: “Ciudadanía de Kristal”.

Autor: Carlos Barra Moulain

Carlos Barra Moulain es Dr. en Filosofía Política, su ciudad natal es Santiago de Chile, encuentra en el horizonte social su mejor encuentro con la historia y hace de las calles el espacio de interacción humana que le permite elevar su conciencia pensando que la conciencia nos ha sido legada por los otros.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , ,



Right Menu Icon