El Peje contra San Mateo

Dice el evangelista Mateo en el capítulo 5: “Viendo la muchedumbre, subió al monte, se sentó y sus discípulos se le acercaron. Y tomando la palabra les enseñaba diciendo: Bienaventurados los pobres de espíritu porque de ellos es el reino de los cielos”. Y continúa con las ocho o diez bienaventuranzas de acuerdo a como se cuenten, aunque la iglesia edificada en recuerdo de este sermón, al noroeste del lago de Tiberiades y muy cerca de Cafarnaúm, señale que fueron ocho las que pronunció el Nazareno, por los ocho ventanales que tiene y en cada uno las bienaventuranzas en latín.

El testimonio es de uno de los apóstoles de Jesús: Mateo, que era cobrador de impuestos en la ciudad de Cafarnaúm y que con las palabras “ven y sígueme”, Jesús lo hizo su discípulo, pues de inmediato dejó todo y siguió al Rabí. Mateo es el que narra las bienaventuranzas en calidad de testigo presencial de los hechos en el evangelio que escribió.

 

PERO… AMLO TENÍA OTROS DATOS

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se permitió corregir a San Mateo después de más de dos mil años diciendo que la humanidad se había ido con la finta del sermón de la montaña, al afirmar que dicen que no es de su autoría (de Jesús), que ni siquiera es sermón, que SI ACASO es la suma inconexa y heterogénea de sentencias orales expuestas a lo largo de la historia cívica y religiosa.

Además, se permitió referirse a las bienaventuranzas: “Pero qué bello es parafrasearlo: bienaventurados los pobres, los humildes, los que lloran, los que padecen de persecución, los que tienen hambre y sed de justicia, y los de buen corazón”.

Se nota la intención de AMLO de igualar su discurso político con el del Nazareno, lo cual es verdaderamente preocupante por todo lo que significa. Compararse con Jesús y tomar el sermón de la montaña para colocarlo como referente, en términos y conceptos, para una propuesta política es, por decir lo menos, extraño.

Pero negar que Jesús haya pronunciado el sermón de la montaña, descalificar a Mateo como evangelista, corregirle en su texto y más aún, hacer un comparativo de las bienaventuranzas con sus propuestas políticas, particularmente en lo que se refiere a los pobres, no va.

El fondo se trata de una actitud en que no se acepta lo que dice el de enfrente, porque ha dicho: “YO TENGO OTROS DATOS”, lo cual equivale a “la verdad la tengo yo”. Pero hacer esto con un evangelista y con el mismo Jesús da qué pensar.

 

Autor: Adalberto Peralta Sánchez

Nací el 11 de mayo de 1946 en un pueblito que tiene una laguna con patos y un parque con bancas con el nombre grabado del donante. Una de esas bancas tiene el nombre de mi padre. Estudié Filosofía y ejerzo el periodismo desde hace varios años. Colaborar con mi hijo en EFFETÁ me llena de orgullo. Trataré de hacerlo bien.



ARCHIVADO EN:
, ,



Right Menu Icon