La canonización de Chávez y la resurrección de Maduro

No se hagan pendejos, el ascenso de Juan Guaidó en Venezuela es otra intentona frustrada de la insurrección derechista, que lentamente se resquebraja ante el poder del pueblo, comentó el General de la Defensa Bolivariana, Vladimir Padrino.

Las horas transcurren y lo que parecía un golpe de Estado hecho y manufacturado desde la Asamblea Nacional (Parlamento), ante la autoproclama de Juan Guaidó y el desconocimiento interno e internacional de Nicolás Maduro, se comienza a diluir y plantea un escenario distinto al que Estados Unidos y las fuerzas de oposición habían planteado en los inicios de la crisis política.

La verdad de la verdad o la verdad verdadera como dice Chomsky, es que Nicolás Maduro, pese a todos los tropiezos e inconvenientes de su gobierno, es legítimamente presidente, con una base de sustentación social mayoritaria y, ante esta condición, la oposición venezolana se ha fracturado, buscando múltiples vías legales o no, para tratar de derribar al gobierno bolivariano.

Para el análisis politológico (que no coincide con el de los medios), es que desde Hugo Chávez hasta Nicolás Maduro, la izquierda se ha afianzado en Venezuela, abriendo una herida para las condiciones e intereses del capitalismo internacional, convirtiéndose en ese sancudo que quita el sueño pero no mata, pero que sus picaduras crean escoriaciones molestas en la piel; este es el caso de Maduro, que zumba y zumba y no deja de zumbar a nivel internacional.

La única jugada que podría deponer a Maduro es que el ejército Bolivariano lo derrocara, de lo contrario las fuerzas de la derecha venezolana tendrán que tragarse la mierda y recluirse para replantear las estrategias políticas, porque no cuentan con el apoyo ciudadano para legalmente pegarle a Maduro, lo que tiene enfrentado a los poderes públicos en el país caribeño y de paso a la población.

Ni a Estados Unidos ni a muchos países en el orbe les gusta el gobierno de Maduro por ser de izquierda beligerante y crítica, esto es claro, por lo que seguirán tratando unidos a la oposición venezolana de tirarlo, pero deberán crear otras estrategias, porque hasta ahora, la silla presidencial huele a chavismo y parece que esto va para otros seis años, por lo menos.

Autor: Carlos Barra Moulain

Carlos Barra Moulain es Dr. en Filosofía Política, su ciudad natal es Santiago de Chile, encuentra en el horizonte social su mejor encuentro con la historia y hace de las calles el espacio de interacción humana que le permite elevar su conciencia pensando que la conciencia nos ha sido legada por los otros.



ARCHIVADO EN:
, , , , ,

TEXTOS RELACIONADOS


SIGA LEYENDO:
Right Menu Icon